Saltar al contenido

Oración a San Valentín

Valentín fue el papa N° 100 de la iglesia católica, su pontificado fue muy breve, apenas duró unos 40 días a consecuencia de su repentino fallecimiento. En su biografía se le describe como un hombre piadoso y bondadoso, que estuvo al servicio de la iglesia católica desde su juventud. Su memoria se recuerda en fiesta litúrgica del día 16 de octubre, aunque esta fecha es variable puesto que no se registró con exactitud el día de su muerte; en otros registros aparece el 16 de noviembre.

Valentín era ciudadano romano nacido en la segunda mitad del siglo VIII. Desde joven tomó los hábitos religiosos, aunque se conocen pocos datos de su vida, se presume que probablemente ingresó a un monasterio, donde se hizo querido y respetado por sus hermanos, y se ganó la simpatía del papa Pascual I, quien lo ordenó como sacerdote y lo llevó al servicio de la iglesia romana como subdiácono y luego diácono del palacio de Letrán. Posteriormente, Valentín llegaría a ser diácono principal de la sede de Roma.

Luego del fallecimiento del papa Pascual, Valentín continuó al servicio del papa Eugenio II, sucesor, de quien también obtuvo su simpatía y aprobación. En agosto del 827, luego de la muerte del papa Eugenio, se procedió a la elección del sucesor. Valentín que contaba con la simpatía tanto del pueblo romana como del clero, fue electo diez días más tarde en la Lateranense.

La consagración se dio lugar en los primeros días del mes de septiembre de ese año, en la basílica de San Pedro. Era un hombre fiel, devoto, interesado por el pueblo y por las necesidades de los cristianos. No obstante, no pudo realizar grandes obras durante su pontificado, puesto que falleció repentinamente, según las referencias apenas 40 días después de su consagración, probablemente en octubre del 827.