Saltar al contenido

Oración a San Urbano

Oración a San Urbano
5 (100%) 5 vote[s]

San Urbano I fue un papa, religioso, perteneciente a la iglesia católica. Se dice que con su fe y predicación logró convertir a muchos al cristianismo, inclusive a sus mismos carceleros y perseguidores.

san-urbano

Los relatos cuenta que San Urbano volvió al cristianismo a San Valeriano y a San Tiburcio, por su instrucción y dedicación a que conocieran la fe cristiana, y estos hombres posteriormente se hicieron santos.

Entre las historias más resaltantes de su vida, destaca el hecho de que una vez cuando fue encarcelado, pretendían obligarle a rendir culto a dioses paganos, San Urbano I se negó y comenzó a orar con mucha devoción, tan pronto como termino su oración, la estatua del dio pagano cayó como por una fuerza sobrenatural, matando a 22 sacerdotes del culto.

A lo largo de su vida, San Urbano fue acusado injustamente y sufrió muchas torturas y opresiones. Sin embargo, su fe nunca se quebró, estando en la cárcel gracias a su palabra y fe convirtió a San Anulino, quien habría sido su carcelero. Su lucha por la fe cristiana continuó hasta el final de sus días, cuando se ordenó su ejecución por parte del prefecto Turcio Almaquio, y que muriese decapitado.

Aunque a San Urbano I se le tiene por patrón de los vinos y los borrachos, su vida nada tuvo que ver con los vicios, esto es una simple coincidencia dado que en Alemania en las zonas vinícolas, el 25 de mayo se tenía la festividad de la primera, pasando apenas los días de fiesta de San Urbano, por lo que a este santo se le tiene como patrocinador de los festivales, los viñedos y todo lo relacionado con el vino, también incluidos los borrachos.

San Urbano I se ha representado como un hombre vestido de hábitos papales, que lleva cargando una espada, un tonel, un cáliz, y/o un racimo de uvas.

Oración a San Urbano

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste que San Urbano V, Papa, presidiera a todo tu pueblo y lo iluminara con su ejemplo y sus palabras, por su intercesión, protege a los pastores de la Iglesia, a sus rebaños y hazlos perseverar por el camino de la salvación eterna.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Amén