Saltar al contenido

Oración a San Tipaso

San Tipaso es un mártir de la iglesia católica que fue reconocido como santo por mantenerse en su fe cristiana aun ante la amenaza de muerte. Vivió durante el siglo III en Tigava, una ciudad que pertenecía a la provincia romana de Mauritania.

La historia de san Tipaso es un ejemplo de que la fe cristiana está encerrada en el corazón de los que encuentran a Dios, independientemente de cuál sea su labor, origen o profesión. Se conoce poco de los primeros años de vida de san Tipaso, el relato de su martirio y la historia de su fe se cuentan en una leyenda hagiográfica que nos indica que Tipaso, ó Tipasio, era un soldado del ejército romano, quien había encontrado en su corazón el llamado del Dios verdadero, por lo que decidiera retirarse legítimamente del ejército para consagrarse en el cristianismo y llevar una vida eremítica en la región oriental de Mauritania.

No en tanto, su deseo se vio obstaculizado cuando fue llamado nuevamente para el ejército; inicialmente se negó a aceptar el llamado junto con la paga que ofrecía el emperador por sus servicios, aun estando sobre amenaza de muerte, aunque fue exonerado por haber predicho la victoria de Maximino.

Más tarde, le indicaron que debía sacrificar a los dioses de Roma ya que había regresado a la vida militar, petición ante la cual san Tipasio se negó rotundamente, defendiendo su fe cristiana, por lo cual fue apresado y decapitado en la ciudad de Tigava (hoy en día El Kherba, Argelia), aproximadamente entre los años 297 y 298.

Su festividad se conmemora el 11 de enero, fecha probable de su muerte, y tiene culto local.