Saltar al contenido

Oración a San Teógeno mártir

San Teógeno, conocido como Teógenes, y en otras narraciones con los nombres de Primo y Cirino; es un santo católico cuya vida se cuenta en la mayoría de los martirologios antiguos, vivió en el siglo VI.

En ese momento que se desarrolló la vida de este santo, el contexto social y político del imperio era tenso; el territorio occidental del Imperio Romano estaba bajo el mando de Constantino, mientras que la parte oriental era gobernada por Licino. Ambos emperadores se habían apegado a la tolerancia religiosa establecida por el Edicto de Milán en el año 313. No obstante, Licino le había declarado la guerra a Constantino, por tanto, a pesar de haberse apegado al decreto de tolerancia religiosa, había promovido entre los soldados los cultos a dioses paganos, pues estas prácticas eran símbolo de fuerza y lealtad al emperador, y quienes se oponían o resistían a estos tributos eran vistos como sospechosos de traición. Estos acontecimientos generaron nuevas persecuciones locales contra los cristianos.

La historia cuenta que este santo fue reclutado como soldado para el ejército del emperador de la Roma Oriental, Licino. Sin embargo, Teógenes se negó a dicha inscripción, de inmediato no dudaron en acusarlo de traidor y de ser un espía del enemigo, el emperador Constantino.

Ante tal acusación, san Teógenes declaró públicamente su fe cristiana y su servicio al Rey de Reyes y único Dios Verdadero. Su valiente profesión de fe sería la causa de su martirio.

San Teógenes fue apresado y sometido a crueles torturas, finalmente fue lanzado al mar para morir ahogado. Su cuerpo fue encontrado por unos cristianos piadosos que le dieron sepultura junto a los muros de Villa Adamanti. En torno a esta tumba sucedieron grandes milagros que aumentaron la fama del santo y dieron inicio a su culto. Se celebra su fiesta el 3 de enero.