Saltar al contenido

Oración a San Teófilo, el Joven Mártir

santo sin imagen

San Teófilo fue un joven mártir de la iglesia católica, que se desempeñó como un funcionario militar de la armada cristiana que estaba a cargo en la base de Chipre, fue encarcelado y llevado ante el jefe de los sarracenos tras la invasión árabe en la isla, donde intentaron persuadirle para abandonar su fe,  y al no poder convencerlo  fue asesinado. Vivió durante el siglo VIII.

En tiempos del emperador Constantino IV (771-797), Teófilo era un joven cristiano que había llegado a ser capitán militar del ejército del imperio, y era el oficial al mando de la base bizantina en la isla de Chipre en oriente medio.

En aquellos días, la isla sufrió el ataque y la invasión de los árabes, en donde el ejército fue derrotado, y Teófilo fue llevado como prisionero ante el califa Harun ar-Rasid, jefe de los árabes. Por todos los medios, crueles torturas y amenazas, trataron de hacer que Teófilo rechazara su religión cristiana, todos los intentos sin frutos.

Por ello, San Teófilo fue confinado a la cárcel durante cuatro años, que era el plazo que los sarracenos aguardaban algún rescate por el prisionero cristiano. Sin embargo, Teófilo se negó a participar en las tradiciones del Ramadán, y por ello fue acusado y decapitado el 30 de enero aproximadamente en el año 790.

En esta fecha, 30 de enero, el martirologio romano recuerda su memoria e indica su fiesta litúrgica.