Saltar al contenido

Oración a San Simón Stock

Oración a San Simón Stock
5 (100%) 6 vote[s]

San Simón Stock fue un conocido religioso de origen inglés perteneciente a la orden de Carmelo, según la tradición católica, a este sacerdote, cuando era jefe de los hermanos de Carmelo, le fue entregado de manos de la misma Santa Madre el escapulario de la Virgen del Carmen.

san-simon-stock

La persona de San Simón Stock es clave en la consolidación de la orden de los hermanos del Carmen.  Se cree que este religioso nació en Aylesford, una pequeña aldea en Kent de Inglaterra.

Cuando fue hecho padre superior en la orden de los Carmelitas, San Simón Stock oraba diariamente a la Santa Madre de Dios para que protegiese y diese su amparo a la Orden de los Hermanos de Carmelo.

Estando San Simón en un convento en Cambridge, en Inglaterra, un domingo 16 de julio de 1251, se encontraba rezando su acostumbrada oración a la Virgen María, cuando la Santísima Madre dio respuesta a sus súplicas de ayuda para la orden de los carmelitas.

La Virgen María se le presento llevando consigo un escapulario entre sus manos, el cual entregó a San Simón como símbolo de su protección celestial para con todos los carmelitas. La Virgen María le dijo en palabras que el escapulario “es una muestra de la salvación, protección ante los peligros, y un compromiso de paz”.

Sin embargo, esta historia de la vida de San Simón Stock, se dio a conocer en el año de 1642 quedando escritas por dictado de este santo a su confesor y secretario el padre Peter Swanyngton.

En los años posteriores el escapulario de la Virgen del Carmen se difundió ampliamente en el catolicismo.

Oración de San Simón Stock a la virgen del Carmen

¡Oh Bellísima Flor del Carmelo, Fructífera Viña, Resplandor del Cielo, Madre Singular del Hijo de Dios, Virgen Siempre Pura!

Madre Santísima, después de habernos traído el Hijo de Dios, permaneciste intacta y sin mancha ninguna.

¡Oh Bienaventurada Siempre Virgen, asísteme en esta necesidad!

¡Oh Estrella del Mar, auxiliad y protégeme!

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti!, ¡Madre y Ornamento del Carmelo, ruega por ¡nosotros!

¡Virgen, Flor del Carmelo, ruega por nosotros!

¡Patrona de los que visten el Santo Escapulario, ruega por ¡nosotros!

¡San José, fiel Amigo del Sagrado Corazón, ruega por ¡nosotros!

¡San José, Castísimo Esposo de María Santísima, ruega por ¡nosotros!

¡San José, nuestro Gran Protector, ruega por ¡nosotros!

¡Dulce Corazón de María, sed nuestra Salvación!

Amén.