Saltar al contenido

San Silvano obispo

San Silvano obispo

San Silvano es una santo de la iglesia católica, fue obispo y presbítero italiano, vivió durante el siglo III, siendo uno de los principales precursores y defensores de la fe cristiana, en los primeros siglos, se destacó por su labor evangelizadora. En tiempos de las persecuciones contra los cristianos, fue martirizado por órdenes de Maximiano.

La historia de San Silvano Obispo se cuenta leyenda. Había nacido al norte de África, probablemente en Siria, creció en el seno de una familia de fieles cristianos. En las primeras persecuciones contra los devotos, Silvano y su familia tuvieron que huir a tierras vecinas, posiblemente a la antigua comunidad de Terracina.

San Silvano creció en la fe y se dedicó al servicio religioso. Según el relato, habría asistido a su padre en las labores de la iglesia, quien posiblemente también fue obispo. En la diócesis de Emesa, actualmente Homns, en Siria; Silvano fue designado a finales del siglo II para ser obispo y defensor de la fe cristiana.

Se dedicó por casi cuarenta años al impulsar la Iglesia y velar por los fieles. Junto a él trabajaron el diácono Lucas y el lector Mocio. Entre los año 235 y 238, cuando ocurrió la terrible gran persecución en contra de los cristianos contra el emperador Maximino, el obispo Silvano, y los religiosos Lucas y Mocio fueron encarcelados, intentaron obligarlos a renunciar a la fe, pero estos santos se mantuvieron firmes, así que los sentenciaron a torturas y luego los arrojaron para ser devorados por fieras, recibiendo así la palma del martirio.

Otro San Silvano obispo que se recuerda es un santo católico que se ocupó por nueve meses en la diócesis de Terracina, en el siglo V, y que luego fue sucedido por su padre Eleuterio. Este san Silvano (siglo V) se describe con el título de “confesor de la fe”, que es una distinción que recibían en aquellos tiempos los devotos cristianos que, por su fe, habían soportado situaciones difíciles, torturas y encarcelamientos, pero no habían muerto martirizados. A veces se le nombra como “Salviano” en lugar de Silvano.