Saltar al contenido

Oración a San Sergio II

Sergio II fue el papa de la Iglesia católica N° 102; su pontificado ocupó el período entre los años 844 y 847. Bajo su mandato sucedieron conflictos tanto internos de la iglesia como políticos, por la relación de esta con el imperio de los carolingios, y las constantes amenazas de los musulmanes y los sarracenos que acabaron por saquear Roma hacia el final de este período. La memoria litúrgica del papa Sergio se recuerda el 27 de enero.

Sergio II nació en Roma, probablemente a finales del siglo VIII. Pertenecía a una familia de la aristocracia romana de la cual surgieron otros importantes funcionarios eclesiásticos. Desde joven se intereso por la vida religiosa, dedicado a los estudios de la teología, poco a poco fue conquistando cargos de mayor jerarquía dentro de la iglesia. El papa Pascual I lo ordenó como cardenal de la Basílica de San Martín, y luego el papa Gregorio IV lo hizo arcipreste para que vigilase el cumplimiento adecuado de los deberes eclesiásticos del clero. Con estas funciones, Sergio fue ganándose la simpatía y el respeto de los religiosos.

Gregorio IV falleció  en enero del 844. El clero rápidamente escogió a Sergio II como su sucesor, pero entre el pueblo el archidiácono Juan se había ganado la simpatía popular. Aunque se produjeron  movimientos populares para forzar la elección de Juan, el clero se impuso, consagrando inmediatamente a Sergio II sin esperar la aprobación del imperio.

Se convocó un sínodo donde se condenó a Juan, y el papa Sergio salvándolo de la pena de muerte, lo exilió a un monasterio. Por su parte, Lotario emperador, se sintió ofendido al no ser tomado en cuenta para la elección, así decide enviar con las tropas a su hijo Luis II el Joven. Sergio II llega a un acuerdo y corona a Luis como Rey de Lombardía.

Así, aunque el papa Sergio II intentó desligarse de la influencia de los emperadores de sobre la religión, no lo consiguió completamente; al mismo tiempo, se enfrentaba a la invasión de los musulmanes, y al final de su pontificado, en el 846, las iglesias de San Pedro y San Pablo en Roma fueron profanadas por los sarracenos. El papa Sergio II inició las propuestas para la construcción de las murallas y restauración de los templos, pero falleció al año siguiente, el 27 de enero del 847.