Saltar al contenido

Oración a San Serapión de Alejandría

San Serapión de Alejandría es un santo mártir de la iglesia católica quien vivió durante el siglo III, cuando las persecuciones y prohibiciones contra los cristianos eran severas y despiadadas. Serapión fue capturado en su propia casa, recibió crueles e inhumanas torturas, y al mantenerse firme en la fe en Cristo, lo ejecutaron, consumándose su martirio en Alejandría de Egipto.

Se conocen muy pocos datos precisos de la vida de San Serapión. Se sabe que vivió durante el siglo III y que su martirio ocurrió durante el gobierno del emperador Septimio Severo, aunque los relatos no precisan si se trataba de un devoto cristiano, un diácono o presbítero de la iglesia.

El contexto social y político del siglo III en el imperio era de tensión y amenazas para los fieles cristianos, alternaban constantemente períodos de paz relativa y sangrientas persecuciones. Cuando comenzó el mandato de Septimio Severo, a comienzos del siglo III, los primeros años fueron de relativa calma, sin embargo, el emperador lanzó un decreto que prohibía el bautismo, para tratar de frenar el avance del cristianismo que cada vez ganaba más fieles. La prohibición se extendió a las esquelas de catequesis de todo el imperio, y llegó hasta Alejandría en Egipto donde había una importante comunidad cristiana.

Estas acciones llevaron a una violenta persecución e intolerancia religiosa en dicha ciudad. Muchos cristianos fueron perseguidos, torturados, ejecutados, entre ellos Apolonia de Alejandría. Por el mismo período, los perseguidores, por órdenes del prefecto Águila, identificaron a Serapión como cristiano. Este se encontraba en su casa. Los funcionarios irrumpieron en su hogar y lo sometieron a inhumanas torturas, buscando que renunciara a su fe, sin embargo Serapión soportó todos los sufrimientos siempre firme en Cristo.

Rompieron sus huesos y articulaciones, y lo arrojaron del segundo piso de su casa. Algunos dicen que luego quemaron su cuerpo en la hoguera, sucedió alrededor de los años 248- 251.

Con la historia de los mártires de Alejandría, se dio a conocer la memoria de San Serapión y su culto floreció en Occidente y Oriente.