Saltar al contenido

Oración a San Romano

santo sin imagen

Romano fue el papa de la iglesia católica N° 114, ocupando el trono de la Santa Sede tan solo unos meses, desde agosto hasta noviembre del 897.

Su corto pontificado de apenas 4 meses fue un período donde se iniciaron las reformas hacia las acciones de su predecesor Esteban VI, la principal de estas fue la iniciativa de restituir la memoria del papa Formoso.

Romano nació en la ciudad de Fallese de Lazio, según parece era hermano menor del papa Marino I. Tal como este, había tomado la decisión de seguir el camino religioso desde muy joven, haciéndose clérigo servidor en la iglesia romana. Al momento de su elección, Romano era cardenal de San Pedro in Vicoli.

En agosto del año 897 fue consagrado como Sumo Pontífice. Se presume que dicha elección estuvo fuertemente influenciada por seguidores del partido alemán que lo apoyaban.

Como primera acción, y prácticamente única en su pontificado tan breve, el papa Romano se propuso anular las disposiciones que había establecido su antecesor Esteban VI, principalmente el caso de rehabilitar la memoria del papa Formoso; estos actos serían continuados por su sucesor Teodoro II. También incluyó bajo la influencia de las diócesis de Gerona a las islas de Mallorca y Menorca. En otros aspectos, las monedas imperiales en el período de este sacerdote llevaban en nombre del emperador Lamberto.

Las circunstancias de su fallecimiento son poco claras. Algunos relatos apuntan a que fue envenenado, mientras que otros plantean que fue depuesto y obligado a recluirse en un monasterio. Se estima que falleció en noviembre del año 897.