Saltar al contenido

Oración a San Remigio de Reims

oracion a San-Remigio-de-Reims

San Remigio de Reims es santo de la iglesia católica, fue obispo de Reims (una ciudad al noroeste de la actual Francia) por 70 años, en los que trabajó intensamente por impulsar el cristianismo entre los francos, bautizó al rey Clodoveo I y fue su confesor. Vivió en el siglo V.

San Remigio nació en el año 437, en una comunidad de Cerny-en-Laonnois, localizada en la vecindad de la ciudad de Laon. Era miembro de una familia de la alta sociedad con ascendencia galo romana, que pudo haber poseído títulos de la nobleza, puesto que algunas historias cuentan que su padre era conde de Laon.

Desde temprana edad Remigio exhibía grandes cualidades y virtudes, era un gran orador, estudioso y pensador. Se enfocó en la filosofía, la literatura  y la teología; se decidió por el camino religioso y a los 22 años de edad fue ordenado como sacerdote y casi inmediatamente consagrado como obispo de Reims.

Mientras tanto, Clodoveo I era el rey de los francos salios, quien se había casado con Clotilde, la cual era cristiana e intentaba convertirlo sin tener éxito. No obstante, durante la batalla de Tolbiac contra los alamanes en el año 496, Clodoveo I invocó al Cristo, gracias a lo cual obtuvo la victoria, en ese momento se convirtió; así el 25 de diciembre, aproximadamente por el año 506, el rey Clodoveo I y su ejército de 3000 guerreros francos fueron bautizados por el obispo Remigio, siendo el primer rey de Francia católico, y comenzando esta tradición en la monarquía Francesa.

Clodoveo I le otorgo a san Remigio varios terrenos para la construcción de iglesias e instituciones religiosas, gracias a lo cual la tradición cristiana se expandió rápidamente por aquella región. San Remigio se hizo famoso en toda la iglesia francesa y era venerado y aclamado aun en vida.

Falleció el 13 de enero del año 533, sus restos se enterraron en la iglesia de Saint-Christophe (San Cristóbal), que hoy cambió de nombre a Basílica de Saint Remi.