Saltar al contenido

Oración a San Rabano Mauro

San Rabano Mauro fue un monje benedictino de origen alemán, quien se formó en la vida monástica en Fulda, conocido por ser un hombre culto, elocuente, conocedor de la ciencia y predicador, se le tiene por “el primer maestro de Alemania” debido al importante impulso cultural que consiguió en Fulda. Gracias a él, redactó y editó numerosos libros de ciencia religiosa y profana, contribuyendo con la conversión de los pueblos paganos. Este importante maestro teólogo vivió durante el siglo IX.

Rabano nació en el año 784, en la localidad de Mainz. Sus padres eran de buena posición, quienes lo llevaron al monasterio de Fulda para que se educara bajo la dirección del abad Bangulfo.

Rabano era un joven dispuesto, estudioso e inteligente. Fue enviado también a Tours para continuar su educación, ahí estuvo bajo la dirección de Alcuino. Este le tuvo gran afecto y le dio el apodo de Mauro por el discípulo favorito de San Benito.

De regreso en Fulda, Rabano se dedica a estudiar la biblioteca fundada por Carlomagno, con el propósito de comprender las Sagradas Escrituras. De estos estudios nació su inspiración para dedicar varios textos y comentarios. Estudió idiomas, siendo fluente en griego, hebrero y siríaco.

En el 799 se ordenó como diácono y fue hecho director de la escuela y monasterio. En el año 815 se recibió como sacerdote; y en el 822 fue nombrado abad del monasterio. Desde entonces se dedicó a sus más fructíferas e importantes obras escritas, entre ellas, 64 homilías que aún se conservan.

Siempre fue obediente y trabajador. Fundó otros dos monasterios, participó en la construcción de iglesias y oratorios. En el 847 fue nombrado arzobispo de Mainz. A pesar de su avanzada edad, se dedicó con mayor esfuerzo a sus nuevas labores, convocó dos sínodos, visitaba todas las localidades de la diócesis, enseñaba y predicaba. Falleció el 4 de febrero del año 856.

Oración a San Rabano Mauro

Poderoso San Rabano Mauro, intercede y concede a mi vida paz y alegría, tú has logrado vencer el mundo, tú has sorteado todos sus peligros, vicios y tragedias, ruega para que por medio de esta oración, yo pueda sanar y gozar de salud de alma y cuerpo, ser generoso con mi prójimo y alcanzar las bienaventuranzas prometidas.

Ruega San Rabano para que el poderoso acoja mis penas, sufrimientos y pruebas que la vida me ofrece cada día, dame tus fuerzas, esas que humanamente no me lo permiten vencer, haz que todas mis luchas y adversidades sean ocasión de purificación de mi alma y crecimientos espiritual.

San Rabano Mauro, acoge desde la plenitud del cielo este ser imperfecto, herido por su pasado y confundido por el presente, intercede y presenta al Padre esta oración y como mi fe es muy poca, ruega al que todo lo puede me la aumente, dame valentía y mansedumbre para enfrentar la prueba, llévame a la victoria, muéstrame de Dios la gloria.

San Rabano Mauro, tú quisiste morir a este mundo, así alcanzaste del Padre gloria eterna, dame discernimiento, enséñame a distinguir lo que debo aceptar y lo que debo rechazar para mi bien material y bien espiritual; te pido abundancia en este mundo, te ruego bendición para mis seres amados, pero no olvides rogar al que todo lo puede por mis bienes eternos.

No quiero en mi un deseo egoísta, San Rabano Mauro, detén mi falta de caridad dile al Padre que no cuente mi maldad, intercede ante el Creador para alcanzar la eternidad; gracias San Rabano Mauro por llevar al cielo mi mensaje, gracias por recoger mi petición, gracias por devolverme esperanza, reconozco no ser nada y si tengo al Padre, que me faltara. Amen.