Saltar al contenido

San Quodvuldeo

San Quodvuldeo

San Quodvuldeo es un santo de la iglesia católica, de origen africano, vivió durante los comienzos de la iglesia que fueron tiempos difíciles y de persecuciones, durante el siglo V. Fue discípulo de San Agustín, y llegó a ser obispo de Cartago, no obstante, a consecuencia de la invasión de los arrianos, fue expulsado de la ciudad, llegando así a Nápoles donde continuó su ministerio hasta su fallecimiento.

Quodvuldeo nació probablemente a finales del siglo IV en Cartago. En su juventud se hizo miembro activo de la iglesia cristiana. Un acontecimiento que marcó su vida diferencialmente y le hizo seguir el camino religioso fue el encuentro con san Agustín de Hipona, cuya predicación despertó en el joven Quodvuldeo el deseo de servir a Cristo como religioso. Así, se hizo miembro de la iglesia católica en Cartago, discípulo y amigo de San Agustín.

Luego, Quodvuldeo fue nombrado obispo de la diócesis de Cartago, donde se preocupó por fortalecer la fe cristiana y defenderla de las herejías que amenazaban con extenderse. Sin embargo, Cartago cayó en manos de los arrianos, comandados por Genserico en el año 439, y estos expulsaron a Quodvuldeo y a los miembros del clero fuera de la ciudad. Los embarcaron en unos navíos viejos, dejados a la voluntad del viento para que se hundieran en el mar.

Milagrosamente, la embarcación llegó a salvo a las costas de Campania (Italia). Quodvuldeo se instaló en Nápoles donde continuó con su labor pastoral, predicando, evangelizando y defendiendo la fe de las herejías, esta vez del pelagianismo.

San Quodvuldeo falleció en el año 453, en Nápoles, sin poder regresar a su diócesis Cartago, la cual quedó en manos de Deogracias, luego de la muerte del obispo.