Saltar al contenido

Oración a San Probo de Rieti

oracion a san probo

San Probo fue un religioso italiano quien vivió en el siglo VI y llegó a ser obispo de la diócesis de Rieti. Su nombre es de origen latino y significa “honrado”.

San Probó nació probablemente a comienzos de la segunda mitad del siglo VI. Son pocas las informaciones sobre su vida y labores, apenas se tienen algunos cuantos relatos escritos por san Gregorio Magno que son los documentos más antiguos que contienen alguna información sobre la vida de este santo.

San Probó esta señalado como el segundo obispo de la diócesis de Rieti, una ciudad italiana en la provincia del mismo nombre. Trabajó por la predicación de la fe cristiana en toda la región, se dedicó también a la conversión de los pecadores, al auxilio de los enfermos y a la ayuda a los necesitados y los pobres. Era un hombre fiel, devoto, bondadoso y humilde, quien siempre se mostró más interesado por el prójimo que por su propio bienestar.

Se cuenta una historia especial de la vida de san Probo. Ya en los últimos días de su vida padeció una enfermedad muy grave aun siendo joven, su padre, un hombre llamado Máximo, los médicos y sus servidores estaban acompañándolo. Para no preocuparlos con su agonía, Probo les mandó a que fueran a tomar cuenta de sus asuntos, que ante cualquier evento un servidor les avisaría.

Pronto quedo el santo solo en la habitación con uno de los sirvientes, en ese momento se escucharon unas voces que asustaron al joven, ante lo que san Probo le dijo confiado: no temas son los mártires Juvenal y Eleuterio que han venido por mí.

El joven fue enseguida a llamar a los médicos, pero al regreso a la habitación, Probo ya había muerto, fue el 15 de marzo del año 570. Durante su vida cultivó una fama de santo que hizo que la veneración comenzara casi instantáneamente. El papa Honorio III colocó en la catedral de Rieti, una cripta con las reliquias de varios santos, entre ellas las de san Probo, en el siglo XIII.