Saltar al contenido

Oración a San Potito

oracion a San Potito

San Potito fue un mártir de la iglesia católica y santo también para la iglesia ortodoxa, nacido durante el siglo II, cuya vida se enmarca más que en datos concretos, en leyendas extraídas de unas actas que datan del siglo IX y que hablan sobre algunos mártires.

Nació probablemente alrededor del año 145, en la región de Mesia que era colonia Romana, en las proximidades del Danubio, en territorio italiano, y según los relatos, con apenas 15 años de edad fue castigado injustamente por su fe cristiana.

Potito provenía de una familia romana de creencias religiosas paganas; conoció la palabra de Verdad y se convirtió al cristianismo a escondidas de su familia. Sin embargo, cuando su padre se enteró de la conversión de su hijo, lo amenazó de mil maneras para que renunciase a su fe cristiana.

Potito se resistió y por causa de esto fue enviado a la cárcel por su proprio padre. Estando cautivo, el joven se dedicó a la oración y la petición con fe para que su padre conociera la verdad del Cristianismo. Gracias a esto consiguió convertirlo.

Ambos huyeron a una ciudad que aun no se ha precisado si fue Valeria o Gárgara (ciudades romanas antiguas). Se cuenta la historia de un milagro realizado por Potito, que con sus oraciones sanó a la esposa del senador Agatón, y toda esta familia se convirtió al cristianismo. También se le adjudica haber librado a la hija del emperador de un demonio que la atormentaba, aunque lejos de considerarlo como muestra del poder de Dios lo llamaron de mago.

Le insistieron y persuadieron para que adorara a los dioses romanos, ante lo cual Potito se negó. Fue encarcelado, apresado y torturado en Sárdica, ciudad de Dacia en la actual Bulgaria, y lo asesinaron al filo de la espada, alrededor del año 160.

Se desconoce la suerte de su cuerpo y sus reliquias. Algunos datos reportan que fueron enviadas a Cerdeña con las de san Efesio. En Nápoles se tiene una iglesia en honor a este santo.