Saltar al contenido

Oración a San Simón Pedro

oracion a san pedro apostol

San Pedro, Cefa o Simón, es el primer papa de la iglesia católica, según lo identifica esta religión con fundamento en las palabras de Jesús cuando le digo “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia” (Mateo 16:18-19). Su papel como líder y representante de la iglesia comenzó luego de la resurrección de Cristo y fue hasta el año 67 (siglo I). San Pedro es uno de los discípulos más mencionados en el evangelio, fue el primero en ser llamado, y uno de los primeros en ver a Jesús resucitado; también se le conoce por la historia de haber negado tres veces al Señor, y por su muerte en una cruz invertida. La solemnidad conjunta de San Pedro y San Pablo se celebra el 29 de Junio, en honor al martirio que sufrieron en Roma estos dos apóstoles.

Su nombre de nacimiento era Simón hijo de Jona (en arameo, Simón-bar-Jona), nació en la ciudad de Betsaida en las orillas del lago Genezaret, y de joven vivía en el pueblo de Cafarnaúm; junto con su hermano Andrés, trabajaban como pescadores. Fue seguidor de San Juan Bautista, quien lo condujo al encuentro con Jesús.

En el momento en que Jesús llamo a los doce apóstoles, Simón fue el primero en ser llamado; Jesús lo llamo Cefa, que en arameo significa piedra, y en griego petros.

La obra de San Pedro se encuentra narrada en el libro de hechos de los Apóstoles. Luego de la ascensión del Señor, Pedro se encarga de estructurar la futura iglesia católica, nombra un sucesor para Judas el traidor, delega a siete diáconos, y distribuye a los predicadores y evangelizadores.

Su espíritu activo, caritativo, emprendedor y vencedor, lo llevó con firmeza implacable por el camino de la defensa de la Palabra Santa, aun pudiendo inferir su suerte de mártir, construyendo asó las bases de la iglesia universal.

En la iconografía, San Pedro es representado con unas llaves que representan el reino de Dios, el gallo, por las veces que negó a Cristo, la cruz que habla de su martirio, un báculo por ser pastor y un pez, por la promesa de Jesús de hacerlo “pescador de hombres”.