Saltar al contenido

San Pedro Yu Chong-Nyul

San Pedro Yu Chong-Nyul

San Pedro Yu Chong-Nyul

San Pedro Yu Chong-Nyul es un santo mártir de la iglesia católica, víctima de la segunda persecución contra los cristianos desatada en Corea en el siglo XIX. Se trata de un laico que abrazó el cristianismo en la edad adulta, tras escuchar la predicación de los misioneros cristianos; adoptó la religión para sí y para su familia, y se puso al servicio de la iglesia católica, trabajando como catequista. La noche de su martirio, se encontraba leyendo el evangelio para otros cristianos, cuando fueron sorprendidos por funcionarios del gobierno, Pedro fue el primero en ser asesinado.

En la comunidad de Taphyen, cerca de la ciudad de Pyongyang de Corea, vivía un hombre llamado Pedro Yu Chong-nyul, quien era un laico y trabajaba como miembro activo de la iglesia católica en las jornadas y misiones de evangelización en dicha región. Además, era padre de familia y se había convertido al cristianismo en la edad adulta. Él y toda su familia abrazaron la fe en Cristo.

En aquella época en Corea se vivían tiempos de incertidumbre y amenazas. El gobierno era contrario y enemigo de la iglesia católica y ya se había desatado una primera persecución contra los cristianos entre los años de 1839 y 1845, donde muchos religiosos, misioneros y laicos habían sido martirizados. A

A finales del año 1865 parecía que la situación estaba tornándose más tranquila para los fieles católicos, cuando el gobernador de la provincia de Pyongyang, en la víspera de navidad, mandó a arrestar a varios cristianos que se encontraban celebrando el nacimiento de Cristo. La región de Pyongyang era una de las provincias más activas en cuando a fieles católicos.

Al esparcirse la noticia de esta injusticia, un centenar de cristianos se presentaron ante el gobernador para declarar su fe y defender a sus compañeros. Fue tal la determinación de este grupo, entre los que se encontraba el laico Pedro, que el gobernador al temer una revuelta, liberó a todos los cristianos que había apresado.

No obstante, en febrero de 1866 se desató una persecución violenta contra todos los devotos y religiosos. Pedro de 30 años de edad, era catequista, y a pesar de las amenazas, continuó con su labor de evangelización. La noche del 17 de febrero, se encontraba leyendo el evangelio para un grupo de fieles, cuando fueron sorprendidos por espías quienes los encarcelados.

Se ensañaron contra Pedro, a quien torturaron y azotaron de manera brutal, ocasionándole la muerte, antes de ser juzgado.

San Pedro Yu Chong-Nyul fue beatificado en 1968 por el papa Pablo VI y canonizado por el papa Juan Pablo II en 1984, junto con 102 mártires víctimas en Corea.