Saltar al contenido

Oración a San Pedro Presbítero y Mártir

oracion a San-Pedro-martir

San Pedro fue un presbítero y mártir de la iglesia católica, en la ciudad de Capitolías de Batanea, al este del río Jordán, siendo condenado por predicar la palabra de Dios en público, fue apresado y ejecutado por órdenes del príncipe de los sarracenos, Walid. La fecha en la que ocurrieron estos hechos se ubica en el siglo VIII.

San Pedro nació a finales del siglo VII. Había llevado una vida piadosa y dedicada al servicio de los necesitados. Tenía una familia normal, esposa y tres hijos, dos hembras y un varón. Sin embargo, al cumplir 30 años sintió como si una inspiración divina le solicitase que tomase el camino religioso. Convenció a su mujer y a sus hijas de ingresar a un convento, y se retiró con su hijo menor a un monasterio para alcanzar la formación espiritual.

Su mayor deseo era morir al servicio de Dios. Estando en Capitolías, una aldea ubicada al este del río Jordán, varios kilómetros después del lago Tiberíades, y a 100 km de la frontera sur de Damasco, sabía que era un trabajo peligroso, pues la totalidad de la región estaba en manos de los musulmanes, sin embargo, no tenía miedo de morir mártir y de hecho así lo buscó.

Comenzó a predicar en las calles sobre la palabra de Dios. Cuando tenía 60 años, enfermó gravemente, por lo que se armó de valor para confesar su fe ante los notarios musulmanes, se dijo cristiano y lanzó fuertes acusaciones contra la doctrina del islam. Los musulmanes pensaron que en su estado no se salvaría y lo dejaron morir a su suerte.

Milagrosamente, san Pedro recuperó sus fuerzas para seguir predicando el Evangelio, esta vez con más entusiasmo y en lugares públicos. Cuando se enteró el rey Califa Walid I, mandó a arrestarlo, ofreciéndole perdonar sus pecados si renunciaba a su fe. Al mantenerse firme en sus convicciones cristianas, Walid lo condena a muerte, y también a sus hijos. En Capitolías, en un castigo público que sirviera de escarmiento, comienzan a torturarlo el 10 de enero, amputaron su lengua, sus manos y pies, y luego lo crucificaron el día 13 de enero, cuando falleció.