Saltar al contenido

San Pedro de Jesús Maldonado

San Pedro de Jesús Maldonado

San Pedro de Jesús Maldonado, Mártir

San Pedro de Jesús Maldonado es el primer santo y mártir católico de la región de Chihuahua en México; fue víctima de la persecución religiosa de las primeras décadas del siglo XX en ese país. Durante su vida se dedicó a servir a la comunidad con devoción, predicando, practicando obras de caridad y manteniéndose firme en su fe, aún cuando su vida fue amenazada en varias ocasiones.

Pedro de Jesús Maldonado nació el 8 de junio de 1892, en un barrio popular llamado San Nicolás, de la ciudad de Chihuahua. En su juventud decidió llevar el camino religioso, por lo que al cumplir los 17 años fue admitido en el seminario de la diócesis de Chihuahua, aunque debido a los conflictos políticos y amenazas sobre la iglesia, tuvo que abandonar temporalmente el seminario entre 1913 y 1914.

Pocos meses después retomó sus estudios religiosos, logrando ordenarse como sacerdote en el año 1918 en El Paso, Texas. Desde entonces comenzó a trabajar en la educación cristiana para las comunidades, en la catequesis de los niños, promovió jornadas de adoración nocturna y comunidades religiosas organizadas entre los devotos.

Mientras, la persecución religiosa se agudizaba. El trabajo evangelizador de los sacerdotes pasó a ser un oficio peligroso, causa de persecuciones, amenazas y maltratos. En el año 1934, el padre Maldonado fue capturado, encarcelado y golpeado, lo desterraron a El Paso, Texas. Sin embargo, el Padre Maldonado no permaneció lejos por mucho tiempo, meses después ya se encontraba en su región natal ejerciendo su ministerio pastoral.

Un miércoles santo, cuando regresaba de visitar a una mujer enferma, el 11 de febrero de 1937, el padre Maldonado fue capturado por hombres armados que lo llevaron hasta la presidencia municipal, donde lo golpearon brutalmente hasta morir por causa de estos traumatismos.

El padre Maldonado fue beatificado el 22 de noviembre de 1992, y su canonización fue en el año 2000, ambas por el papa Juan Pablo II.