Saltar al contenido

San Papías

San Papías, Soldado y Mártir

San Papías es un santo de la iglesia católica, quien era un soldado del imperio romano, convertido al cristianismo, y sufrió terribles y crueles torturas al confesar su fe cristiana ante el prefecto Laudicio. Su martirio ocurrió en el siglo III.

Las informaciones sobre san Papías son escasas e imprecisas. Se conoce que vivió el martirio con un compañero soldado de nombre Mauro. La historia más factible cuenta que en el siglo III, durante la persecución del emperador Decio en contra de los cristianos, Papías y Mauro eran dos soldados paganos, que custodiaban a los mártires  Saturnino y Sisinio, y al oír su testimonio se convirtieron al cristianismo.

Parece que estos soldados recibieron el bautismo, y profesaron su fe así como participaron en la evangelización del pueblo.

Cuando estos soldados declararon su fe en el Dios Verdadero y en el Señor Jesucristo, fueron apresados por órdenes del prefecto Laudicio. Al no conseguir que se retractasen de su fe, el prefecto ordenó que fueran apedreados, empalados y quemados con plomo derretido. Luego de crueles torturas fallecieron.

Los cristianos recuperaron sus cuerpos y los enterraron en las catacumbas de la Vá Nomentana. En el siglo VII, el papa san Sergio trasladó sus reliquias a la iglesia de los Santos Silvestre y Martino.

Los relatos a san Papías y san Mauro se conservan en los martirologios en fecha 29 de enero.