Saltar al contenido

Oración a San Paulo I

Paulo I conocido también como Pablo I, fue el papa de la iglesia católica N° 93, estuvo al mando de la sede Romana durante los años 757 al 767. Fue un papa amable, bondadoso y servicial con todos los fieles, se enfrentó a la amenaza bizantina, griega y de los lombardos por las tierras de Italia que los francos le habían restituido a Roma, para ello, debió firmar un pacto con el rey Pipino garantizando protección para su sede. Su festividad litúrgica se conmemora el día 20 de junio.

El papa Pablo nacido en Roma, alrededor del año 700 era hermano de su antecesor, Esteban II. Fue electo y consagrado el 29 de mayo del año 757. En este tiempo, el contexto social y político cobraba nuevas tensiones. Por un lado, con la muerte de Astolfo, rey de los lombardos, Desiderio había asumido el mando; en relación a los bizantinos, Constantino V seguía defendiendo la  iconoclastia de sus antecesores, y ambos tenían interés por recuperar los territorios italianos que el rey Pipino había ganado para la Santa Sede.

Muchos monjes y sacerdotes bizantinos escaparon de las persecuciones de los iconoclastas, estos fueron recibidos y acogidos por el papa Pablo I. Ante la amenaza inminente de la invasión, Pablo I se trasladó al territorio de los francos, encontrándose con el rey Pipino en la abadía de Saint-Denis, donde se establece la primera alianza defensiva firmada por un pontífice, “el Pacto de Quiercy”, un acuerdo en el que los francos se comprometían a defender a la iglesia y recuperar las tierras que habían sido tomadas por los lombardos.

El papa Pablo I fue un hombre misericordioso y servicial, él en persona visitaba las casas de los fieles, los enfermos y los necesitados,  llevando limosna y consuelo. También, se preocupó por brindar honores a los mártires, trasladando sus reliquias en cementerios remotos a los monasterios, y proclamando fiestas de memoria con himnos y cánticos.

Falleció en la Abadía de San Pablo Extramuros en Roma, el 28 de Junio del años 767.