Saltar al contenido

Oración a San Pánfilo de Cesarea

San Pánfilo de Cesarea es un santo de la iglesia católica quien vivió durante el siglo III y los primeros años del siglo IV. Su papel más importante dentro de la iglesia fue ser un teólogo cristiano muy famoso, luego de su conversión se dedicó a estudiar a fondo las Sagradas Escrituras, crear copias de dichos documentos, y distribuirlas entre los jóvenes seminaristas para ayudar en su conocimiento; logró armar una gran colección de textos Sagrados y análisis sobre estas escrituras religiosas, como su famosa obra “Apología de los Orígenes”. Fue martirizado durante las persecuciones cristianas del siglo III –IV.

Pánfilo de Cesarea nació probablemente en la ciudad de Beirut a mediados del siglo III que pertenecía en aquel entonces a la región de la antigua Fenicia (hoy en día es la capital del Líbano). Era miembro de una familia noble y de buena posición social. En su juventud estudió lenguas antiguas, oratoria, filosofía, y finalmente incursionó en la teología, descubriendo así el sentido religioso para su vida.

Cuando tomó la decisión de ser servidor de Cristo, vendió todos los bienes de su herencia familia y las ganancias las repartió entre los pobres de su pueblo natal, luego se trasladó a Alejandría, donde había una Escuela de Catequesis dirigida por un religioso llamado Pierius que fue su director espiritual.

Seguidamente, Pánfilo de se trasladó a Cesarea, donde se recibió como sacerdote, y se dedicó a estudiar y preservar las Sagradas Escrituras. Aquí fue donde cumplió con su labor más importante, realizó copias enteras de los Escritos Sagrados, creando una biblioteca de colección eclesiástica que fue el principal recurso y fuente de conocimiento para una escuela de teología que fundó posteriormente.

De su propio puño y letra, san Pánfilo copio textos religiosos enteros, y los ofrecía para los estudiantes de su escuela de teología, para quienes se preparaban para tomar los hábitos, e incluso para mujeres que querían conocer la doctrina cristiana. Una de sus obras importantes fue una colección de análisis y reflexiones conocida como Apología de los Orígenes.

En el año 303, inició la persecución del emperador Diocleciano, en la que fueron martirizados dos discípulos de Pánfilo, Afiano y su hermano Edesio, tras negarse a ofrecer sacrificios a ídolos. En noviembre del año 307, san Pánfilo fue capturado. Se negó a rendir culto a los dioses paganos y reafirmó su fe cristiana, por ello fue torturado y encerrado en la cárcel mientras se dictaba su sentencia.

Se dice que aun en prisión, Pánfilo consiguió escribir algunos textos eclesiásticos y religiosos. Su sentencia llegó en febrero de 309 cuando fue decapitado, recibiendo así la palma del martirio. Tanto la iglesia católica como la iglesia ortodoxa lo consideran santo.