Saltar al contenido

Oración a San Paciente

oracion a san paciente

San Paciente obispo de Metz, fue un santo de la iglesia católica nacido en el siglo II.

Los relatos de su vida son escasos y dudosos, apenas se cuenta con algunos relatos escritos por un monje de la abadía de Metz.

Se cuenta de san Paciente que probablemente habría estado emparentado con san Juan el apóstol. Parece posible creer que este religioso vivió en Metz una ciudad que se encuentra al noreste de Francia aproximadamente en el año 157. Pertenecía a una familia religiosa, y desde joven manifestó su vocación de servicio y su deseo de ingresar al seminario.

San Paciente era un hombre integro, generoso y compasivo, que trabajaba intensamente por los necesitados. Como obras de caridad distribuyó gratuitamente alimentos por todas las ciudades a orillas de los ríos Rodano y Saona, para combatir el hambre que azotaba a dichos pueblos. Al tiempo que hacía estas obras de ayuda, se dedicaba también a predicar la palabra de Dios, a evangelizar en cada pueblo y ciudad que tocara, logrando la conversión de muchos paganos y herejes.

Era un hombre virtuoso, culto y diplomático. San paciente logró llevar paz a la diócesis de Chalon-sur-Saone después de la muerte de su obispo. Posteriormente, el mismo sería proclamado el cuarto obispo de la ciudad de Metz, como sucesor de san Féliz en el siglo II.

Otras obras relatan que a san Paciente se debe la construcción de la Iglesia de San Juan Bautista que se transformaría luego en la abadía de Saint-Arnould de Metz. A su muerte, en la segunda década del siglo II, sus restos fueron sepultados en dicha abadía.

Muchos años más tarde, en 1993, sus reliquias se trasladaron al santuario vecino a la abadía de Pétin.