Saltar al contenido

Oración a San Nicolás

Oración a San Nicolás
5 (100%) 3 votes

San Nicolás es un santo de la iglesia católica muy recordado y nombrado entre los creyentes, especialmente en las épocas navideñas, en torno a este personaje se han creado una serie de mitos, leyendas y tradiciones, que van desde un hombre gordo, de la tercera edad que baja por las chimeneas de las casas a dejar obsequios para los niños la noche de navidad, hasta que vive en el polo norte junto a su esposa y maneja un trineo volador impulsado por renos.

san-nicolas-de-bari

La realidad es que ciertamente existió un hombre bueno, bondadoso, que llego a ser santo y que se llamó Nicolás de Bari alrededor del año 280 en Mira, una ciudad de la actual Turquía.

Su familia gozaba de una buena posición social, pero cuando el mal de la peste comenzó en Europa, sus padres fallecieron y el joven Nicolás, tocado profundamente en su tristeza y la de sus compatriotas que vivían la tragedia de dicha enfermedad decidió repartir sus bienes entre los necesitados y se fue a vivir en la ciudad de Mira para vivir con un tío que era sacerdote. A los 19 años Nicolás se ordenó como sacerdote, y al fallecer su tío fue nombrado obispo para ser su sucesor.

Muchos relatos cuentan las bondades y milagros de San Nicolás sobre todo con los necesitados y los pobres. La devoción y admiración por este santo lo llevaron a ser el patrón de Grecia, Rusia, Turquía y Francia.

La historia en torno al personaje de traje rojo que reparte regalos en navidad, surge del amor que sentía San Nicolás por los niños. Un relato cuenta que una vez varios niños habían sido heridos de gravedad y gracias a las plegarias del santo éstos lograron ser sanos.

Otra narración, en la que se basa la leyenda de que reparte regalos, dice que había una vez un hombre muy pobre que tenía tres hijas pero sin ninguna dote para casarlas, por lo que los muchachas estaban destinadas a la soltería. Ante esto, San Nicolás entrando por una ventana al hogar de esa familia dejo una bolsa de monedas de oro en los calcetines de las niñas que colgaban de la chimenea.

Aunque vivió también tiempos difíciles de persecución contra los cristianos, San Nicolás se mantenía firme en su fe, solía predicar a los niños acerca del nacimiento de Jesús. Fue encarcelado por casi 30 años en los que se mantuvo orando firmemente, hasta que el emperador romano Constantino, cristiano, fue por fin liberado. Era ahora un personaje de pelo largo y barba blanca.

San Nicolás es el protector de los niños, y algunos dicen que también de los marineros.

Oración a San Nicolás para conseguir un buen trabajo

Oh poderoso y glorioso San Nicolás de Bari, tu que eres el abogado tan especial de todos los que se encuentran afligidos, danos tu santa protección y amparo, tu santo que eres valioso mediador te pido nos des tu santa protección y tu amparo, tu San Nicolás de Bari que eres poderoso intercesor y mediador, te pido que vuelvas piadoso tus ojos hacia mi desde ese lugar preferente que mantienes en la gloria divina, donde ahora te regocijas, te pido que me ayudes a obtener los favores que hoy te pido.

San Nicolás de Bari tu nunca dejas perecer a quienes en ti confían  y con fe se acercan, así como San Bernabé, muchos han sido beneficiados en tu nombre, siempre te agradecen y exclaman proclamando tus acciones y diciendo pidan al buen San Nicolás de Bari que el cumplirá sus peticiones, hoy se misericordioso a través de esta oración.

Tu buen santo  que con todo amor y mucha bondad auxilias a los más necesitados, siempre das alivio a los débiles y también a los más necesitados, eres consuelo a todos los que padecen, siempre están defiendo a quienes lo necesitan, vas en ayuda de los enfermos, te pido que seas misericordioso y atiendas a mis suplicas y te dignes a cumplirlas, según sea tu santa y buena voluntad que siempre buena, agradable y perfecta.

San Nicolas de Bari por tu buena caridad te pido con gran desespero que me ayudes a solventar mis problemas, dificultades económicas y también laborales, también mis angustias y problemas sentimentales en fin todo aquello que siempre me oprime y hace que yo no pueda alcanzar la felicidad que tanto necesito en especial lo que hoy te solicito( decir la petición en este momento).

Te pido que a través de la oración para el trabajo a San Nicolas de Bari, puedas elevar mis peticiones con divina misericordia al trono de la gracia, te pido que sea Dios quien las oiga y tenga misericordia de mi y así me conceda lo que hoy le estoy pidiendo por su gracia y su bondad y así todo eso me lleve al sendero del bien y la casa eterna de Dios, esa que nos tiene preparada para la eternidad.

Santo y buen San Nicolas de Bari, te pido que seamos nosotros quienes experimentemos los beneficios de tu poderosa intercesión para con el Dios todopoderoso, que es quien puede suplirnos según sus riquezas en gloria, siempre llévanos por el camino de la salvación, te pedimos que ruegues a Dios para que nos conceda el favor que hoy le pedimos.

Te suplicamos siempre nos enseñes a tener más amor por nuestro prójimo, a ser misericordiosos, a ayudar y hacer buena obras que agraden a Dios y su santo nombre, para retribuir en gran medida su sacrificio en la cruz del calvario. Te suplicamos que podamos crecer cada día más como verdaderos adoradores del señor, orando y clamando por la paz.

San Nicolas de Bari, poderoso intercesor, que seas tu obrando, pidiendo a Dios por nosotros, por nuestras vidas, danos amor, ayudanos a ser cada día mejores, queremos amar a Dios como el nos ama a nosotros, ser esos hijos obedientes y así poder obtener su gracia divina, sus bendiciones, queremos sentir esa paz que solo da el, su protección que es la más importante, ninguna arma forjada contra nosotros prosperara si es Dios quien está con nosotros.

Bendito y misericordioso eres tu poderoso santo de Israel a través de tu misericordia es que hoy podemos alabarte y bendecirte, eres tu quien nos da la fuerza necesaria para continuar día a día, ayúdanos señor, danos valentía y amor, paciencia para soportar las pruebas que día a día atravesamos. Se comprensivo y misericordioso para con tu hijos, acompáñanos señor, te amamos padre celestial, como amo la Vírgen María a su hijo, eres único y verdadero, gracias porque sabemos que las peticiones hechas serán cumplidas.

Amén y Amén.

Oración a San Nicolás para que me mantenga a salvo

Oh San Nicolás, hoy acudo a ti para pedir misericordia, a mi Señor.

Por tu maravillosa intercesión, para que me mantengas a salvo en medio de todos los peligros que se me presenten a lo largo de la vida.

Concédeme lo que con tanta fe te pido para poder seguir adelante sin obstáculos en el camino de la salvación.

Amén.

Oración para reconocer a San Nicolás como protector personal que intercede por nosotros ante Dios

¡Oh glorioso san Nicolás mi especial protector! Desde aquella morada de luz, en que gozáis de la presencia divina, volved piadoso vuestros ojos hacia mí, y alcanzadme del Señor aquellas gracias y auxilios convenientes a mis presentes necesidades, tanto espirituales como corporales, y en particular la gracia (mencionar aquí), que sea conducente para mi eterna salvación.

Proteged también, oh glorioso santo obispo, a nuestro Sumo Pontífice, a la Iglesia santa y a esta devota ciudad.

Reducid al camino recto de la salvación a los que viven sumidos en el pecado, o envueltos en las tinieblas de la ignorancia, del error y de la herejía. Consolad a los afligidos, socorred a los necesitados, confortad a los pusilánimes, defended a los oprimidos, asistid a los enfermos; y haced por fin que todos experimenten los efectos de vuestro poderoso patrocinio para con el supremos Dispensador de todos los bienes.

Amén.

Rezar un padrenuestro y avemaría.

Oración a San Nicolás para pedir su protección

¡Oh bienaventurado San Nicolás de Bari! A quién Dios ha glorificado con innumerables milagros manifestando su voluntad de que acudamos a ti, en los momentos difíciles de nuestra vida, confiados en tu protección.

¡Oh portento de caridad! Al que acuden las familias, los pobres, los enfermos, los comerciantes, los empleados, los presos, los niños, las doncellas en peligro; yo, humildemente te pido me alcances la gracia que de ti espero, confiado en tu valiosísima protección, la que nunca niegas a tus devotos, para que favorecidos por tus bondades, cantemos una vez más las misericordias del Señor, y las maravillas de sus santos. ¡Providentísimo San Nicolás! No me abandones.

Oración de los tres lunes de San Nicolás

Primer Lunes

Señor San Nicolás, por la preciosa Sangre de mi Señor Jesucristo que derramó en la calle de la Amargura, por la corona de espinas que pusieron en su santísima cabeza, por la bofetada que le dieron en su santísimo rostro, por la lanzada que le dieron en su santísimo costado.

¡Oh, divino amor! Por los azotes que le dieron en sus santísimas espaldas, por el dolor que sintió su Santísima madre en la calle de la Amargura, cuando le vio caer con la cruz a cuestas por nuestras culpas; por todo lo que sintió en su santísima Pasión y por la copiosísima sangre que El derramó, te suplico, señor San Nicolás, que te intereses por las necesidades y aflicciones que me rodean, y me des una respuesta favorable en todas mis aflicciones.

Hacer la petición y decir tres veces: “Señor San Nicolás, óyeme” Concluir con la alabanza y oración final.

Segundo Lunes

Se reza la misma oración del primer día, después se hace la petición y se dice tres veces: “Señor San Nicolás, guíame”. Concluir con la alabanza y oración final.

Tercer Lunes

Se reza la misma oración del primer día, después se hace la petición y se dice tres veces: ” Señor San Nicolás, vengo por mi petición; Señor San Nicolás, vengo por mi petición; Señor San Nicolás, vengo por mi petición”. Concluir con la alabanza y oración final.

Alabanza
Lleno de dulce esperanza hoy vengo a ti, santo mío, pues en tu bondad confío de encontrar mi bienandanza.

Yo se bien que mi confianza no ha de salir defraudada y que veré despachada mi ferviente petición pues calmarás la aflicción de esta alma atribulada.

Oración Final
Gloriosísimo San Nicolás, humilde y virtuoso Arzobispo de Mira, acuérdate que no se ha oído decir que no alcance tu favor quien a ti se acerca en sus tribulaciones.

Confío en ti, espero en ti y te pido seas mi intérprete para con Dios Nuestro Señor, a fin de obtener esta gracia que con toda mi alma te he pedido.

Sé mi guía, sé mi salvaguardia y purifica mi alma Amén.

Oración a San Nicolás para sanación

Querido Dios, ayúdanos a ser sensibles a los sentimientos de los demás. Cuando jugamos o cuando estamos en el trabajo o cuando estamos en casa juntos, ayúdanos a no decir o hacer cosas incluso en broma que puedan causar dolor.

Danos corazones compasivos, corazones como el de Nicolás. Corazones que duelen cuando alguien más está sufriendo. Y danos manos que nos ayuden. Amén.

Oración en honor a San Nicolás

Te damos las gracias por el buen San Nicolás, conocido por su amor y cuidado de los niños. Por su intercesión te pedimos que nos ayudes siempre a cuidar a los niños, a protegerlos y guiarlos, y a mantenerlos a salvo.

Ayúdanos a estar abiertos a todo lo que los niños puedan enseñarnos sobre la alegría pura y el amor incondicional. Que a su vez ayudemos a nuestros hijos a crecer y convertirse en las hermosas personas para las que ustedes los crearon.

Manténganos atentos a las necesidades de los demás y alcancen con amor y generosidad como lo hizo San Nicolás. Nos regocijamos en tu siervo Nicolás y oramos para que nosotros también podamos seguirte con un solo corazón y mente.

Amén.

Oración a San Nicolás para pedir un milagro

Oh Santo del amor, sea una guía para nosotros en nuestras vidas, rezamos, para que podamos crean alegría el uno para el otro, como lo has hecho con tantos.

Dios nuestro Padre, te lo pedimos que por intercesión de San Nicolás, protegerás a nuestros hijos. Manténgalos a salvo de cualquier daño y ayudarles a crecer y ser digno ante tus ojos.

Dales fuerza para mantener su fe en ti; y mantener viva su alegría en tu creación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración de bienaventurado San Nicolás

¡Oh bienaventurado San Nicolás de Bari! A quién Dios ha glorificado con innumerables milagros manifestando su voluntad de que acudamos a ti, en los momentos difíciles de nuestra vida, confiados en tu protección.

¡Oh portento de caridad! Al que acuden las familias, los pobres, los enfermos, los comerciantes, los empleados, los presos, los niños, las doncellas en peligro; yo, humildemente te pido me alcances la gracia que de ti espero, confiado en tu valiosísima protección, la que nunca niegas a tus devotos, para que favorecidos por tus bondades, cantemos una vez más las misericordias del Señor, y las maravillas de sus santos. ¡Providentísimo San Nicolás! No me abandones.

Oración a San Nicolás para pedir por un niño enfermo

San Nicolás, que como el Salvador, amaba a los niños tan tiernamente y daba generosamente a los necesitados, escúchanos a nosotros que suplicamos por este niño enfermo que es tan querido en nuestros corazones.

Damos gracias a Dios por el gran regalo de (nombre del niño) y rezamos para que alivie el dolor de este niño y liberarle del sufrimiento.

Obtenga fuerza cuando esté cansado, esperanza cuando se desanima, y la alegría cuando está deprimido. Que el Señor, en su intercesión, restaurar la perfecta salud si tal es su voluntad divina. Estos favores, te lo pedimos a través de tu amor por todos los niños.

Amén.