Saltar al contenido

Oración a San Nicolás V

Nicolás V fue el papa N° 208 de la Iglesia Católica entre los años de 1447 al año 1455. Su papado se recuerda por ser uno muy importante en la historia política científica y literaria del mundo. Durante su papado ayudo a organizar políticamente a Francia e Inglaterra y apoyo en la expulsión de los árabes en España; también aprobó bulas en la que apoyaba y reafirmaba la esclavitud. Fue durante su papado cuando decidió hacer de Roma el sitio de monumentos, casa de literatura y el arte y la representación de la ciudad capital del mundo cristiano. Su memoria se recuerda el 24 de marzo.

Nicolás V nació en Sarzana de Liguria, el 15 de noviembre de 1397 y fue bautizado con el nombre de Tommaso Parentucelli. Su padre era médico y cuando este murió, Parentucelli aún era muy joven, y esto provocó que este dejara sus estudios en la Universidad de Bolonia, y se convirtiera en tutor de las familias Strozzi y Albizzi en Florencia. En 1419, regresa a Bolonia y en 1422 obtiene su título de teólogo para luego trabajar como bibliotecario para su protector Niccolo Albergati; en 1444 lo sustituye como obispo de Bolonia.

En 1446 es nombrado cardenal de Santa Susana con el propósito de ser el negociador entre la Santa Sede y el Sacro Imperio Romano Germánico. Es elegido y consagrado obispo de roma el 19 de marzo de 1447, y adopto el nombre de Nicolás V en honor a su protector y su pontificado inicia otorgándole grandes logros a la iglesia católica. El 17 de febrero de 1448, logró el Concordato de Viena, en donde el rey Federico III asumía la renuncia a sus derechos sobre la iglesia alemana a cambio de ser coronado emperador por el pontífice, y ese mismo año fundó la Biblioteca Vaticana. En 1449 consiguió la subordinación y reconocimiento como única figura papal del antipapa Félix V.

En 1450 proclamo una celebración en Roma, en la cual logró una importante fuente de ingresos que le permitió seguir con su objetivo de construir y embellecer la ciudad. Al año siguiente, publicó un documento para fundar la Universidad de Glasgow y centró todo su esfuerzo en la reconstrucción del Palacio del Vaticano y de la Majestuosa Basílica de San Pedro, en donde, coronó como emperador a Federico III, acto que dejo claro el poder de la Iglesia.

Pero no todo fue grandioso, ya que a finales de su legado en 1453, cae la ciudad de Constantinopla y la grandeza de su papado se ve opacada. Murió el 24 de marzo de 1455.