Saltar al contenido

Oración a San Nicolás I

Nicolás I fue el papa de la iglesia católica N° 105, ocupando dicho cargo entre los años 858 y 867. En su mandato se desempeñó como un servidor religioso fiel, leal, justo, criticó severamente a aquellos clérigos que se enriquecían sobre las bases de la religión, defendió la autoridad espiritual de la iglesia de Roma en la figura del papa sobre cualquier otra autoridad del hombre, y promovió valores sociales como la santidad de la unión matrimonial. También se le agrega a su nombre el adjetivo de “Nicolás el Grande”; fue canonizado por el papa Urbano VIII en el año 1630, y su fiesta litúrgica se celebra el 13 de noviembre.

Nicolás nació en Roma, aproximadamente en el año 820, creciendo en el núcleo de una importante familia, su padre era funcionario romano. Durante su juventud recibió educación en lenguas y filosofía, fue instruido en la fe cristiana y decidió entrar al servicio de la iglesia católica.

Durante el pontificado del papa Sergio II, Nicolás se desempeñaba como subdiácono; en el mandato del papa León VI se consagró como Diácono y era consejero de este papa y de su sucesor, Benedicto III.

A la muerte de este último papa, Nicolás fue electo como Sumo Pontífice, consagrado el 24 de abril del año 858, por el propio emperador Luis II el Joven quien se encontraba en Roma en aquel momento. En un principio, tuvo que hacer frente a varios conflictos que se gestaban dentro de la religión. Juan, arzobispo de Rávena, había actuado en contra de la Santa Sede Romana, deponiendo a clérigos, perjudicando al pueblo y hasta encarcelando a los delegados pontificios. El papa Nicolás, lo amonestó y convocó un concilio donde lo excomulgó.

También se opuso y condenó la elección ilegal de Focio, usurpando el patriarcado de Constantinopla en el año 863.

Seguidamente, hizo frente a un desacuerdo moral con Lotario II de Lorena, quien era hermano del emperador Luis. Lotario se había separado de su legítima esposa para unirse a su concubina. El papa convocó un sínodo en Metz para resolver el asunto de esta unión ilegítima en el 865, pero Lotario contaba con apoyo para que el fallo fuese a su favor. Nicolás entonces insistió con el emperador, defendiendo la santidad del matrimonio, anuló la decisión del sínodo y reconoció a la legítima esposa de Lotario.

Por estos actos de valentía y defensa de las leyes morales, así como su iniciativa para afianzar el poder espiritual de la iglesia de Roma sobre las autoridades del hombre, el papa Nicolás es conocido como “el Grande”.

Falleció el 13 de noviembre del año 867.