Saltar al contenido

Oración a San Miguel Arcángel para recibir el nuevo día

Poderoso y defensor celestial San Miguel Arcángel, en esta mañana que como regalo inmerecido he recibido, te ruego me acompañes, me asistas y me defiendas; guardes mi cuerpo y espíritu del mal invisible a mis sentidos, del mal material que me acecha en cada momento y en cada lugar.

Pelea tu nuestra batalla espiritual, ve delante nuestro para que el enemigo sienta tu presencia, sé nuestro poder que ha de igualar al enemigo y superarlo en nuestras batallas diarias, acompáñanos hoy en cada minuto durante el recorrido del día para sentirnos seguros y dar paso firme porque tú estás siempre a nuestro lado.   

Protégeme de todo mal, de todo peligro y de toda adversidad en este nuevo día.
Que mi voluntad fortalecida por tu gracia de luz todos los días a obras dignas , toma en tus manos mi destino y condúceme a Dios, limpiame de envidias, rencores y venganzas.

San Miguel Arcángel, te ruego que así como en el cielo fuiste y seras peleador incansable, invencible y fiel ante lo bueno, lo divino y lo justo, en esta mañana y en todo este día, me asistas de la misma manera que lo hiciste en el cielo en todos mis pasos, en mis negocios y en todos mis movimientos para que las fuerzas del maligno que actúan en la tierra, en el aire y en el agua no tengan parte alguna en mi o en mis seres queridos.

San Miguel Arcángel, imparte sobre mí tu bendición poderosa y santa; a esta hora de la mañana, cuando inicia mi día, mantén tu presencia a mi lado,  cuando mis ocupaciones esperan por mí, ven conmigo, durante mis desplazamientos, tómame de la mano,  con las personas que he de tratar, haz que yo lo haga con amor y compasión; que mi día sea productivo, que nada ni nadie se interponga y que tu luz y tu presencia me guíen hoy y siempre.

Acudo en esta mañana a tu poder, príncipe y rector del bien en el cielo y en la tierra para que de la misma manera que ha derrotado el mal, también lo haga en mi vida y en la vida de mis seres queridos.

San Miguel Arcángel, pelea hoy conmigo mis batallas, impregname de tu poder, de tu valentía, te ruego me hagas tan fiel como tu lo fuiste, tan leal que sólo al Padre reconozca como Dios y tan poderoso que ninguna batalla este fuera de mi poder; Bendito guerrero en el cielo, pelea conmigo  hoy mis desafíos en la tierra, guárdame del mal, escóndeme del príncipe del abismo y bendice desde el inicio hasta el final, todos mis días.

Asisteme durante todo este día, en cada pensamiento, en cada paso, en cada acción, se mi guardián y mi custodio, llena mi hogar de amor y proteccion, guiame por el buen sendero y llevame contigo a la gloria del padre eterno.

Gracias San Miguel Arcángel porque has escuchado mi plegaria, porque has actuado e intercedes en cada momento, en cada mañana y en cada día para que la voluntad del cielo actúe en mi vida y porque hoy será un día de bendición y de protección en todos mis actos.

San Miguel Arcángel, caballero angélico de Maria: Iluminanos.

San Miguel Arcángel, guerrero del padre : Defiendenos.

San Miguel Arcángel, escudero del hijo: Guíanos.

San Miguel Arcángel, camino recto de los santos: Vela por mi familia y leva esta oración al Señor.

Oración en video