Saltar al contenido

Oración a San Longinos

Oración a San Longinos
4.4 (87.5%) 8 vote[s]

Cuenta la historia cristiana católica que Cayo Casio Longinos era el nombre de uno de los centuriones que estuvo presente en la crucifixión de Jesús en el Gólgota. San Longinos es identificado como el soldado romano al mando quien con su lanza hirió el costado del Cristo.

San-Longinos

Siguiendo las órdenes de Pilatos, San Longinos junto con sus soldados al mando, estuvo al pie de la cruz de Jesús. Se dice que este soldado padecía una infección terrible en los ojos que le estaba cegando la visión, y que en el momento que traspasa el costado de Jesús con una lanza, brota de la herida agua y sangre que cae sobre el rostro de San Longinos y lo sana instantáneamente.

Así mismo, cuenta la narración que, exhalado el último aliento de Jesucristo, la naturaleza convulsionó con una serie de fenómenos naturales, que llevaron a que San Longinos exclamara la famosa frase “verdaderamente, Este era Hijo de Dios”. Así, San Longinos se convirtió a la fe cristiana.

Desde ese momento, San Longinos desertó de la vida de soldado y recibió enseñanza junto con los apóstoles para prepararse para la vida monástica de predicación, se desempeño en Cesárea, Capadocia y otras regiones cercanas, logrando llevar el mensaje de Jesús y convirtiendo a muchos con sus palabras y acciones.

Pero, no tardó en caer en manos de sus enemigos. Los perseguidores de los cristianos lo hicieron preso y llevaron a juicio, San Longinos fuerte en su fe cristiana se negó a rendirse ante dioses paganos, por lo que recibió el castigo del gobernador, quien mandó a que a golpes, le quebrasen todos los dientes y le cortaran la lengua.

Antes de tal castigo, San Longinos tomó un hacha con la que destruyó todos los ídolos paganos, de los cuales salieron una serie de demonios que se apoderaron del gobernador y los soldados, quienes daban gritos y gemidos. Por tal hecho, San Longinos fue condenado a la decapitación.

En el instante de su muerte, el gobernador fue curado de los demonios, y sintiendo un profundo arrepentimiento se avocó a las obras de bien.

Oración a San Longinos para ahuyentar demonios

Dios todopoderoso, haced, os lo suplicamos, que por la intercesión del bienaventurado Longinos, sean librados nuestros cuerpos de toda adversidad y nuestro espíritu de todo mal pensamiento.

Por J. C. N. S. Amén.

Oración a San Longinos para que interceda por nosotros

Estimado Longino, ruego a confiar en su intercesión.

Me atraen por su historia y quería ayudar a conseguir el perdón de Dios de la misma manera que tienes.

Tuve que lamentar el corazón de Jesús profundamente de modo que pudiera caer sobre mí y fue entonces cuando me di cuenta de lo mucho que se había perdido en la vida de acá.

Su caridad, después del reconocimiento del error, me inspira a querer hacer lo mismo y le pedirá que profundamente por su sabiduría me toco el alma y me guía para el recorrido correcto.

Llévame a la senda de Dios, para que pueda caminar junto a Jesús y a tu lado.

Amén.