Saltar al contenido

Oración a San León III

León III fue el papa de la iglesia católica N°96, cuyo mandato ocupó el período entre el 795 y el 816. Su pontificado inició casi inmediatamente luego de la muerte de su sucesor, Adriano I, durante el mismo procuró mantener las relaciones con el imperio de los francos de quienes recibió muchos favores que le permitieron beneficiar al pueblo; fue acusado de adulterio, violentamente atacado, pero milagrosamente recuperó su salud y pudo tomar nuevamente posesión de su sede siendo recibido por con alegría por todo el pueblo. Fue promotor y benefactor de muchos monasterios e iglesia en Roma. Su memoria litúrgica se recuerda el 12 de junio.

León III nació en el año 750, en la Roma, era miembro de una familia humilde, de escasos recursos pero rica en la fe, estos valores lo condujeron al camino del servicio a Dios. Tras la muerte de Adriano I, fue electo como su sucesor al día siguiente, el 26 de diciembre del año 800. Esta rápida elección probablemente se debió a que el clero quería evitar la interferencia de los francos en sus decisiones; no obstante, por su condición humilde León III no contaba con el apoyo de la nobleza romana, lo que le traería algunas oposiciones.

Luego de ser electo y consagrado, envió un comunicado al rey Carlomagno, junto con dos valiosos obsequios, las llaves de la tumba de san Pedro y la Bandera de Roma, reconociendo al monarca como protector de la Santa Sede. En respuesta el rey lo felicitó y le envió una parte del tesoro confiscado en sus batallas, con lo cual posibilitó a León para trabajar en la restauración de iglesias, monasterios y en numerosas obras de caridad para beneficio de los fieles.

Sin embargo los nobles romanos, descontentos con esta elección, levantaron falsas acusaciones de adulterio en contra de León III, le tendieron una emboscada el 25 de abril del 799, lo hirieron gravemente y el pontífice tuvo que refugiarse en el monasterio de San Erasmo, donde se recuperó milagrosamente. Consiguió reunirse con Carlomagno en Paderborn, y con su ayuda se restituyó en la Santa Sede a su regreso a Roma.

Los culpables fueron juzgados, condenados a muerte, pero el papa intercedió para sustituir esta pena por el exilio. Un año más tarde, el 25 de noviembre del 800, León III coronaría a Carlomagno en la Basílica de San Pedro.

El papa León falleció el 12 de junio del año 816. El papa Clemente X en el 1673 lo canonizó.