Saltar al contenido

Oración a San Julián Saba

oracion a san-julian-saba

San Julián Saba fue un religioso católico nativo de los pueblos indio-europeos del oriente; escogió una vida de ermitaño para vivir en la soledad del desierto, en pro de su paz y desarrollo espiritual, y para escapar de los herejes arrianos que plagaban el territorio en aquella época del siglo IV cuando su vida transcurrió.

Julián “el viejo” o “el anciano”, como también le conocían, era natural de la región de Anatolia. Son pocos los datos de su biografía que cuentan cómo fueron sus primeros años de vida y su camino hacia la religiosidad. Lo que si se conoce es que probablemente nació en los primeros años del siglo IV y que llegada a la vida adulta, y en medio de una persecución desatada por los arrianos encabezada por el emperador romano Juliano, muchos religiosos y hombres de fe se vieron obligados a huir. Así fue como Julián se trasladó a Mesopotamia, específicamente a orillas del Río Éufrates (actualmente en territorio de Irak), para huir de la persecución de estos herejes, donde llevó una vida ejemplar de ascetismo, oración y penitencia; su ejemplo fue tomado como inicio de la edad de oro de los ascetas sirios.

Algunos años después, Julián fundó un monasterio en la región de Edesa en dirección suroeste de  Anatolia, donde escribió muchos documentos como himnos religiosos, doctrinas de la fe cristiana y para combatir el arrianismo. Se ganó el apodo de Julián “Sabas” que en lengua árabe significa “el viejo o el anciano”, más por su sabiduría que por su avanzada edad. Falleció alrededor del año 377 en dicho monasterio.