Saltar al contenido

Oración a San Juan XVIII

Juan XVIII fue el papa de la iglesia católica N° 141, quien estuvo al mando de la cabeza de la iglesia desde el año 1003 hasta el 1009. Este mandato se caracterizó por desligarse de los conflictos políticos y sociales, para ocuparse de la administración y el rescate de la autoridad eclesiástica; el papa logró resolver las diferencias con la iglesia de griega, y trabajó por el rescate de conventos e iglesias en beneficio de los fieles.

Juan XVIII, de nombre de bautismo Giovanni Fasano, nació a mediados del siglo X, se dice que era hijo de un miembro del clero romano. Probablemente este hecho le llevó a adoptar los hábitos religiosos. Fue consagrado como Sumo Pontífice en diciembre del año 1003 contando con el apoyo del cónsul de la familia Crescencio, desde entonces adoptó el nombre de Juan XVIII.

En materia eclesiástica, el papa se ocupó de reorganizar la administración de la iglesia, otorgó a varios conventos y monasterios posesiones y otros beneficios como donación de terrenos y monetarias. Apoyó el nacimiento de la Sede de Merseburg concediendo varios privilegios eclesiásticos.

En junio del año 1007 se llevó a cabo un Sínodo en Roma, donde apoyó las decisiones que reafirmaban la sede de Bamberg, fundada por el rey alemán Enrique II el Santo, a quien coronó como emperador.  Por otro lado, se enfrentó al arzobispo Letericus de Sens y al obispo Fulco de Orleans, quienes se oponían a los privilegios concedidos por Roma a la abadía de Fleury. El conflicto fue resuelto con intervención del emperador.

Juan XVIII también consiguió el reconocimiento de la sede de Constantinopla. Según parece, en los últimos años de su vida se retiró al monasterio de San Pablo en Roma, donde falleció en julio del año 1009.