Saltar al contenido

Oración a San Juan XII

Juan XII fue el Papa N° 130 de la Iglesia Católica en el periodo comprendido entre los años 955 y 964, conocido como el “Papa niño” siendo pontífice con menos de 18 años de edad. Es conocido por ser un hombre inmoral, ordinario, corrupto, quien convirtió el palacio Letrán en un burdel, en su periodo como pontífice cometió muchos pecados, por lo que este es considerado uno de los más funestos en la historia.

Su nombre era Octaviano, se cree que nació alrededor del año 937 en Roma, su padre fue el emperador Alberico, quien antes de morir ordenó e impuso como juramento a su predecesor el papa Agapito y a los nobles romanos en San Pedro, que para la próxima elección del pontífice, nombrasen a su hijo como papa. Y dicho juramento se cumplió efectivamente después de la muerte de Agapito II; Octaviano fue nombrado papa el 16 de Diciembre del año 955,  quien luego como pontífice, adoptó el nombre de Juan XII.

Octaviano no poseía ningún tipo de formación religiosa, ni tampoco interés en aprender sobre lo espiritual, sus intereses se orientaban a placeres groseros y mundanos. El monje Benito de Soracte redacto en uno de sus volúmenes, que al papa “le gustaba tener una colección de mujeres”. Se le conoció por cometer adulterio, fornicar con la viuda Ana, mujer de su padre, y con su sobrina, también se dijo que violaba a las peregrinas en el templo de San Pedro, entre muchos otros placeres mundanos que cometió que no se documentaron. Sus crímenes fueron monstruosos para el cargo que tuvo.

Durante su papado, en el año 962 coronó como emperador del Imperio Romano a Otón I, con el fin de obtener protección. Tiempo después Otón convocó un concilio, integrado por aproximadamente cincuenta obispos italianos y alemanes, en donde se acusó al papa Juan XII de múltiples pecados y delitos como: sacrilegio, asesinato, perjurio, adulterio, incesto y violación; y se nombró papa a León VIII. Cuando el emperador salió a Alemania, Juan XII, que había huido, regresó a Roma con un ejército para vengarse de sus opositores, por lo que obligó al papa León VIII a huir de Roma.

Existen muchos rumores de cómo fue su muerte, entre ellos que le fue víctima de una parálisis en un acto de adulterio, aunque también se cree que fue encontrado por el marido de la mujer con quien estaba y lo asesinó de un golpe en la cabeza con un martillo. Su fecha de muerte fue el 14 de mayo del año 964.