Saltar al contenido

San Juan María

oracion a san-juan-maria-el-muzeo

San Juan María «el Muzeo»

San Juan María, «el Muzeo», fue un mártir católico africano, quien murió al reconocer su fe ante el rey Mwenga; llevó una corta vida que se desarrolló durante el siglo XIX, no obstante, aprovechó al máximo su pasaje en la tierra para buscar la verdad en relación a Dios y alcanzar un desarrollo espiritual pleno, por ello conoció otras religiones antes de abrazar definitivamente el cristianismo; trabajó en pro de los necesitados y se ganó el apodo del “el anciano” puesto que muchos de sus amigos lo buscaban para solicitarle dirección y consejo.

Nació en Ninziro en Uganda entre los años 1852 y 1857, su nombre original era Yamari, dio sus primeros pasos en la religión islámica. Tuvo una infancia trágica y difícil, apresado en varias ocasiones, fue vendido como esclavo, hasta que lo rescató san José Mukasa quien lo educó en la fe y así comenzó a servir en la corte de Uganda como paje.

Recibió el bautismo en el año 1885, pasó a dedicarse a la práctica de la misericordia y la piedad, ayudando a enfermos y necesitados. Por otro lado, gozaba de un profundo don del consejo y la reflexión, por ello, era consultado entre los fieles y amigos cercanos que necesitaban orientaciones, lo llamaban “el anciano”, “muzei” en lengua africana, aunque solo tenía 30 años.

Cuando comenzó la persecución contra los cristianos, Juan Muzei debió refugiarse en la clandestinidad, pasando por bosques, pantanos, selva, ante las inclemencias del tiempo. Durante esos tiempos difíciles, Muzei rescataba a los esclavos y los dejaba en libertad ofreciéndoles instrucción cristiana.

En una jugada astuta, el rey Mwanga lanzó un edicto en el que perdonaba a los cristianos para que estos salieran de la clandestinidad, aunque sus intenciones eran falsas; Muzei no creyó en la palabra del rey, no obstante, se presentó a la defensa de su fe cristiana. Fue hecho preso y decapitado el 27 de enero de 1887, siendo el último de los mártires de esta persecución.

El papa Pablo VI lo canonizó junto con el grupo de mártires de Uganda, el 8 de octubre del año 1964.