Saltar al contenido

Oración a San Juan de Dios

oracion a san-juan-de-dios
Califique estas oraciones

San Juan de Dios es un santo católico de origen portugués, quien nació bajo el nombre Juan Ciudad Duarte, un día 8 de marzo del año 1495 en Montemor. Se le reconocen grandes obrar y servicios en su vida religiosa, entre ellos destacan la fundación de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Creció en medio de una familia muy humilde pero con una fuerte convicción de valores y principios, con un profundo sentido cristiano. Quedo huérfano de madre a temprana edad.

En sus primeros años de joven, trabajaba como pastor, muy querido y apreciado por su patrón, aunque ya manifestaba un fuerte deseo por dedicarse a la vida religiosa.
Posteriormente, en tiempos de guerra, se enlistó en el ejército a cargo de Carlos V, adquiriendo un carácter fuerte y resistente. En una ocasión estuvo a punto de morir ahorcado cuando por objeto de la guerra, no pudo evitar que los enemigos asaltaran un depósito bajo su cuidado, la Virgen María intercedió por él y su vida fue perdonada.

Se retiró entonces del ejército con el propósito de emprender una vida de misionero y de apóstol, comenzó vendiendo libros y estampas religiosas. Así llegó a Granada, España donde su encuentro espiritual fue aun más fuerte y sufrido. Confundido de loco, fue encerrado en un manicomio y azotado, terapia que daban a los enfermos mentales antiguamente.

Esta experiencia no solo le permitió cumplir con la penitencia que se había trazado para conseguir el perdón de Dios, sino que consiguió entender que era una barbarie pretender curar a estos enfermos con tortura.

Así fue como se dio la fundación de su orden de hospitales, donde junto con sus hermanos religiosos atendieron a muchos enfermos mentales, basados en métodos de bondad y comprensión, curándoles “el alma”.

Falleció un 8 de marzo, en Granada (España) estaba de rodillas, junto después de exclamar “Jesús, en tus manos me encomiendo”. Fue canonizado en 1690. Se le considera el patrón de los hospitales y de los vendedores de libros religiosos.