Saltar al contenido

Oración a San Jovino y san Basileo

San Jovino y san Basileo

San Jovino y san Basileo son dos santos reconocidos por la iglesia católica quienes sufrieron el martirio durante el siglo III de la era cristiana, en la ciudad de Roma, durante el gobierno del emperador Valeriano.

Los relatos de la vida de estos santos se perdieron en los documentos eclesiásticos de los primeros siglos, apenas aparece la inscripción de sus nombres en el día 2 de marzo del martirologio romano para reconocer y honrar su memoria como mártires cristianos.

Las presunciones sobre las pocas reseñas disponibles indican que san Jovino y san Basileo eran cristianos dedicados al servicio de la iglesia en Roma, posiblemente diáconos, o incluso ordenados como sacerdotes.

Durante el siglo III de la era cristiana, tuvo lugar la persecución de Valeriano. Luego de un período de relativa tranquilidad, este emperador proclamó un edicto en el que establecía la prohibición total de toda forma de culto cristiano, desde asambleas, misas y cualquier tipo de reuniones, bajo encarcelamiento, confiscación de bienes e incluso la muerte.

La historia cuenta que en el día 25 de diciembre, los santos Jovino y Basileo presidían la conmemoración de la navidad y el recuerdo del nacimiento de Jesús. Presuntamente fueron delatados, arrestados y persuadidos para renunciar a su fe, pero al mantenerse firmes en sus enseñanzas cristianas y en la fe en Cristo, se les condenó a morir, recibiendo la palma de martirio alrededor del año 258.