Saltar al contenido

Oración a San José Vaz

San José Vaz fue un sacerdote católico nacido en la India quien se dedicó a trabajar por la fe cristiana en las tierras de islas como Sri Lanka, predicando con fervor la salvación a través de la aceptación del Evangelio para confirmar en el amor a Cristo a los devotos que permanecían escondidos en aquella región. Vivió durante el siglo XVII.

San José Vaz nació en Goa, una localidad situada en la Costa Oeste de la india, el 21 de abril del año 1651. Desde muy corta edad fue educado en la religión y en los pasos de la fe cristiana; acostumbraba a ir a  la iglesia, siendo un devoto del Santísimo Sacramento, así como también rezaba el Santo Rosario todos los días, antes de ir a la escuela, por ello, se ganó el afectuoso apodo de “el santito”.

Era un joven excepcional, muy estudioso e inteligente, rápidamente aprendió la lengua portuguesa y el latín. Cuando tuvo edad, su padre lo envió a estudiar en la Universidad Jesuita de Goa y luego pasó a estudiar en la Academia de Santo Tomás de Aquino, donde aprendió las artes de la teología, la filosofía y la historia.

Comenzó también en aquel tiempo su carrera como religioso. EN 1675 se recibió como diácono, y en 1676 fue recibido como sacerdote. Estando al tanto de las restricciones que sufrían los católicos en Sri Lanka, sintió el deseo de ir en ayuda, aunque antes debió viajar por varias regiones de la India para luego ser enviado a Jaffna en 1686, donde tuvo que disfrazarse de peón para evitar ser apresado, y logró establecer contacto con los cristianos escondidos en la isla.

La isla se encontraba bajo el dominio holandés, aunque existían territorios bajo el gobierno del rey budista. El padre José intentó entrar en contacto con el rey budista pero fue capturado creyéndolo espía y encarcelado, lo cual duraría hasta su intercesión para la obtención de un milagro. Sri Lanka estaba en medio de una terrible crisis, el rey budista de Kady sin saber qué hacer, solicitó ayuda al padre José, quien comenzó a rezar a Dios y el milagro sucedió, llovió. Con este milagro el padre José logró obtener su libertad y el permiso del rey budista para predicar bajo protección.

Desde entonces se dedicó a llevar una vida humilde, austera y de servicio a los pobres y necesitados. Falleció el 16 de enero de 1911. Fue canonizado por el papa Francisco el 14 de enero de 2015.