Saltar al contenido

Oración a San José Sebastián Pelczar

oracion a San-Jose-Sebastian-Pelczar

San José Sebastián Pelczar fue un religioso católico, canonizado en el primer quinquenio del siglo XXI, ejemplo de vida para todos los cristianos, un hombre que no solo llamaba la al Señor con respeto, sino que cumplía su palabra y su voluntad; su relación con Dios era íntima y admirable, hizo numerosos trabajos en pro de la iglesia, siendo cofundador de la Congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, cuyo objetivo era asistir a los jóvenes y enfermos y a todos los que necesitaran ayuda.

José Sebastián Pelczar era un fiel devoto cristiano, nació el 17 de enero del año 1842, en una familia de padres muy devotos que desde temprana edad lo instruyeron y educaron en la fe. De niño se dedicó al estudio de la religión, haciendo sus deberes y su formación general siempre con obediencia y humildad, poco a poco fue forjando el carácter de siervo fiel y bondadoso que lo caracterizaron en su vida como sacerdote posteriormente.

En el año 1864 se ordenó sacerdote y comenzó un intenso trabajo por el desarrollo de su parroquia, siendo profesor en los seminarios, y resaltando la importancia de la obediencia y el respeto a la figura del Papa como líder de la Iglesia. Dedicó muchos años de su vida a la Universidad Jagelonica de Cracovia donde era decano y profesor de la cátedra de Teología.

Era un hombre sabio y culto, respetado y admirado por toda la comunidad de la iglesia católica; más allá de la enseñanza universitaria y académica, también trabajó como guía vocacional cristiano para los trabajadores de Polonia, las amas de casa, los obreros, los artesanos y demás personas humildes, contribuyendo así a la vocación cristiana en su pueblo.

Fundó en Cracovia la Congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, pera proclamar la devoción cristiana, el amor divino y la pasión de Jesucristo, así como para ayudar a los jóvenes de escasos recursos estudiantes.

José Sebastián Pelczar falleció el 28 de marzo del año 1924, habiendo dejado en vida un admirable legado fructífero. Fue canonizado por el papa Juan Pablo II el 18 de mayo del año 2003, su fiesta se celebra el 19 de enero.