Saltar al contenido

Oración a San Jacobo de Tarantasia

oracion a san-jacobo-tarantasia

San Jacobo fue un religioso católico, probablemente de origen francés, contemporáneo con san Honorato, de quien se dice fue discípulo, llegando a ser obispo de Tarantasia en el siglo V.

San Jacobo nació probablemente en una localidad de Siria o Asiria, a variar según el relato que sea consultado. Sus primeros años de vida parecen haber transcurrido como soldado del ejército de los persas en medio de una vida pagana y alejada de las cuestiones religiosas. Sin embargo, estando en labores militares conoció la palabra de Cristo de parte de otros compañeros del ejército quienes eran cristianos, y en ese momento se convirtió.

Es impreciso contar cómo llegó a conocer a San Honorato de Lérins. La narración más verídica parece ser el hecho de que cuando san Honorato pasó por las regiones del Oriente, Jacobo fue a escuchar sus predicaciones y luego lo siguió hasta su monasterio en Lérins, donde ingresó para formarse como religioso.

Luego de esto, siendo Jacobo un discípulo ejemplar en la fe, en el año 426 cuando san Honorato fue nombrado como obispo de la diócesis de Arlés, designó a Jacobo como misionero evangelizador de Tarantasia (una región que probablemente hoy corresponde a un valle en Francia), y así lo ordenó como obispo.

Algunos hechos fantásticos se cuentan sobre la vida de este santo; por ejemplo, se dice que cuando estaba supervisando la construcción de una iglesia en la ciudad, un oso del bosque mató a los bueyes que llevaban la carreta con la madera, y Jacobo le ordenó al oso que tomara el lugar de los bueyes en la carreta. Así también se narra que Jacobo bendijo los materiales para la construcción para que fueran suficientes para edificar la iglesia.

Un dato curioso es que san Jacobo falleció el mismo día que san Honorato, el 16 de enero del año 429. Su sucesor fue san Marcelo.