Saltar al contenido

Oración a San Ingenuino

San Ingenuino es un santo de la iglesia católica quien vivió durante el siglo VI, reconocido por ser el primer obispo de la pequeña sede de Sabiona; tuvo que desempeñar sus labores como religioso en un período donde los bárbaros y lombardos se encontraban en las mismas tierras, sirviendo como mediador de paz entre ambos. Predicó el evangelio en toda la región, se opuso a la controversia de los “Tres capítulos” en Roma por lo que fue exiliado.

San Ingenuino fue el primer obispo históricamente reconocido de la diócesis de Sabiona. Esta es una pequeña sede que se encontraba en las proximidades de Bresanona, que hoy en día ha desaparecido.  A partir del año 590 aproximadamente, comenzó su labor como obispo en dicha región. Se encargó de organizar misiones evangelizadoras y de predicar activamente la fe cristiana en las regiones de valles y montañas del Sudtirol.

Fue un mediador de paz entre el conflicto de lombardos y francos. También, San Ingenuino presidió un sínodo en Marano de Aquilea, poco tiempo después de su consagración como obispo. Durante el conflicto de los Tres Capítulos, tomó posición contraria a la Iglesia de Roma, por ello, fue exiliado. Según parece, san Ingenuino pudo regresar del exilio y ocupar su sede donde falleció al poco tiempo. Sin embargo, las historias locales afirman que murió mártir en el este exilio.

Su cuerpo se enterró en Sabiona, aunque en el siglo X, sus reliquias se trasladaron a la nueva sede en la catedral de Bresanone por el obispo San Albuino.