Saltar al contenido

Oración a San Honorio I

oracion al papa honorio I

Honorio fue el papa de la iglesia católica N°70, su pontificado ocupó el período desde el año 625 hasta el 638.

Este papa es famoso negativamente, puesto que fue condenado años después de su muerte por aceptar una doctrina herética que desvirtuaba la esencia del cristianismo, esta doctrina fue el monotelismo, y su surgimiento coincide con la fecha de mandato del papa Honorio, por ello, se le consideró un papa “hereje”, sin una celebración eclesiástica propia, más que recordar el aniversario de su fallecimiento en el día 12 de octubre.

Honorio I nacido en Capua de la provincia de Caserta en Italia, era hijo de un cónsul honorario, creció en medio de una familia cristiana, y se tornó miembro del creo desde la juventud. El 27 de octubre del año 625 se le consagró como sucesor del papa Bonifacio V, dando inicio a su polémico y cuestionado pontificado.

Honorio debió posicionarse ante el monotelismo, una doctrina hereje que surgió en el año 627, como un intento de conciliación del emperador Heraclio, quien habiendo reconquistado el trono, y con la amenaza árabe en puerta, buscaba limar las asperezas en el territorio y fortalecerse.

El monofisismo, que era especialmente popular en las provincias de Antioquia, Alejandría y Constantinopla cobraba fuerza, así que Heraclio resolvió unirla a las costumbres ortodoxas a través de un edicto conocido como Ecthesis donde reconocía que había “dos naturalezas en Cristo y una sola voluntad”. Básicamente, una mezcla de ortodoxia y monofisismo.

El obispo Sofronio, patriarca de Jerusalén, se opuso terminantemente a esta concepción considerándola herética; por su parte, Sergio, patriarca de Constantinopla, dirigió una carta al papa Honorio, pidiéndole que afirmara la doctrina y recomendase a Sofronio guardar silencio. Honorio respondió aceptando que “la voluntad de Nuestro Señor Jesucristo era una”, en sentido de apoyo.

Honorio falleció el 12 de octubre del año 638. Años después de su muerte, en el 680, durante el Sexto Concilio Ecuménico, bajo el gobierno de Constantino IV, se condenó el monotelismo, y en la lista de los herejes se incluyó el nombre del papa Honorio.