Saltar al contenido

Oración a San Honorato de Arles

San Honorato de Lérins, mejor conocido como Honorato de Arles, fue un religioso católico que estuvo a cargo de la diócesis de Arlés por un período breve en el que logró importantes reformas eclesiásticas para rescatar dicha comunidad de la vida pagana y los herejes, vivió en el siglo IV y V, y es venerado por la iglesia católica y por la ortodoxa.

Según se narra en algunos relatos biográficos, Honorato nació alrededor del año 350 en la ciudad de Tréveris en Alemania, y pertenecía a una familia galorromana de costumbres paganas, pero tanto él como su hermano Venancio conocieron la fe cristiana y se convirtieron, decidiendo embarcarse en una peregrinación desde Marsella, alrededor del año 368, para ir a visitar los lugares santos en Palestina, Siria y Egipto; los datos cuentan que iban guiados por otro religioso de nombre Caprasio. Durante este viaje de peregrinación, Venancio enfermó y falleció, por lo cual decidieron partir a Italia.

En Roma, Honorato marchó a Provenza, donde conoció a San Leoncio obispo de Frejús, de cuya dirección espiritual aprendió el arte de desarrollar la fe en la soledad así que se marchó a una isla desierta de Lérins. Sin embargo, pronto creció la fama entorno a Honorato, lo que hizo que tuviese muchos visitantes y discípulos que lo frecuentaban por consejos. Así fue como se llegó  a la fundación de un monasterio en aquella región.

En el año 426 el arzobispo de Arles, Patroclo,  fue asesinado, la región estaba perdida en medio de herejes y paganos, y Honorato había ganado la fama suficiente para ser aclamado como sucesor. Tuvo éxito en su labor, recuperó el orden en la diócesis y mantuvo las costumbres ortodoxas. Sin embargo falleció en el año 429. Fue sucedido por Hilario, discípulo suyo en el monasterio de Lérins y pariente.