Saltar al contenido

Oración a San Guillermo de Donjeon

San-Guillermo-de-Bourges

San Guillermo  es un santo de la iglesia católica, quien en vida fuera abad y obispo en la ciudad de Bourges (Aquitania), un hombre solitario, dedicado a la humildad y la oración quien pese a sus importantes cargos dentro de la iglesia católica, jamás dejó de practicar una vida austera y de monasterio, profesando un profundo amor los su prójimo y especialmente por los necesitados.

Llamado Guillermo de Donjeon, nació en la ciudad francesa de Nevers, aproximadamente en la primera mitad del siglo XII, en el seno de una familia importante en la región. Creció bajo la instrucción de su tío Pedro, quien era archidiácono de Soissons, y desde joven comenzó sus estudios para ser religioso, primero canónigo de Soissons  y posteriormente en París.

Motivado por un sentimiento interior, tomo la decisión de apartarse del mundo y recluirse en la soledad de la abadía de Grandmont, donde llevó una vida ascética de orden, hasta que se inicio una disputa entre los monjes de coro y otros que interrumpió esta paz, por lo que Guillermo pasó a la orden cisterciense, y tomó los hábitos en la abadía de Pontigny.

Más tarde, Guillermo fue nombrado abad de Fontaine-Jean en la diócesis de Sens, y luego en el monasterio de Chalis, de mayor repercusión y que había sido construido por Luis el Gordo en el año 1136.

Era un hombre humilde, se consideraba el último detrás de sus compañeros; sus sermones transmitían gozo y paz al alma. Fue nombrado como obispo de la diócesis de Bourges tras resultar electo en un sorteo el 23 de noviembre del año 1200. San Guillermo se angustió al recibir tal nombramiento, finalmente acabo aceptando gracias a la persuasión del papa Inocencio III y del abad de Citeaux.

Mantuvo la humildad aun en el ejercicio de su nuevo cargo, redobló sus penitencias, practicando más sacrificios, ayunando constantemente y meditando en la oración. Asistió incansablemente a los pobres para brindarles socorro espiritual y limosna, ayudo a la conversión de muchos pecadores. Con humildad y paciencia desempeñó todo su trabajo pastoral.

Falleció el 10 de enero del año 1209, su cuerpo fue enterrado en la catedral de Bourges. Inmediatamente se le atribuyeron numerosos milagros, siendo canonizado por el papa Honorio III en el año 1217.