Saltar al contenido

Oración a San Gregorio III

Gregorio III fue el papa de la iglesia católica N°90, cuyo mandato se extendió por casi diez años, desde el 731 hasta el 741. Ascendió al trono de San Pedro aclamado por el pueblo y el claro, se enfrentó a la herejía de los iconoclastas con firmeza y siendo implacable, apoyo la causa de movimientos contra el rey de Lombardía buscando recuperar ducados que Roma había perdido, además acabó la reconstrucción de las defensas de la ciudad. Su festividad se conmemora según el martirologio romano el 28 de noviembre, aunque en algunas regiones del mundo, como en Brasil, se celebra el 10 de diciembre, probablemente porque existen dudas sobre la fecha exacta de su muerte.

Gregorio III fue el último papa no europeo electo (hasta el año 2013, cuando se eligió al actual pontífice, el papa Francisco). Era natural de Siria, aunque su familia era cristiana y en la infancia se trasladaron a Roma. Durante el mandato del papa de su predecesor, Gregorio III ya era miembro del clero en Roma, conocido por ser un servidor fiel y culto, conocedor de la literatura sagrada y hábil en el dominio de las lenguas orientales y latinas.

El 18 de marzo del año 731 fue electo como sumo pontífice, comenzando entonces su lucha en contra de los lombardos y de la herejía del imperio bizantino con la iconoclastia. Acabó por excomulgar al emperador León III del oriente, considerándolo hereje iconoclasta, e indigno de ser rey, como dejó por escrito en varios documentos.

Por su parte, ante el rey de Lombardía, Lituprando, intentó mantener la paz para que Roma no se viera atacada, buscando recuperar las provincias, aunque más tarde apoyó a los duques de Spoleto y Benevento en las luchas para recuperar sus territorios en contra del rey lombardo. También se ocupó de acabar la reconstrucción de las murallas de Roma, y acudió ante Carlos Martel, rey de los francos, buscando alianzas para resguardo y protección de la ciudad.

En los aspectos religiosos, el papa Gregorio III estableció la festividad en honor a Todos los Santos, el día 1 de noviembre.

Luego de este pontificado de discordias y conflictos de guerra, el papa Gregorio II murió entre el 28 y los primeros días de diciembre del año 741, su cuerpo se sepultó en el oratorio de Nuestra Señora, que en vida el hiciera construir en la Basílica de San Pedro.