Saltar al contenido

Oración a San Gregorio Barbarigo

San-Gregorio-Barbarigo
Oración a San Gregorio Barbarigo
5 (100%) 2 vote[s]

San Gregorio Barbarigo es un santo italiano, nacido en Venecia en el año 1632, en el seno de una familia posicionada socialmente y poderosa. Con tan solo dos años de edad fue huérfano de madre, la cual falleció por causa de la peste, creció bajo el cuidado de su padre, quien era un devoto creyente de la fe católica. San Gregorio recibió instrucción en las ciencias, en el arte de la guerra, en diplomacia, entre otros saberes sociales; sin embargo, desde muy temprana edad el joven santo manifestaba su interés por estudiar todo lo relacionado a Dios, a la salvación y a la fe.

En medio de sus estudios encontró el camino para llegar a Dios, lleno de admiración y devoción. Fue orientado por un consejero espiritual para iniciarse en el sacerdocio por sus grandes cualidades morales, así que a los 30 años de edad se ordeno sacerdote. Un poco después  fue llamado a Roma para servir junto al papa, período en el cual llegó al país la terrible peste negra, y San Gregorio fue designado como el encargado principal de una misión para atender a los enfermos, se dedicó entonces a visitar a los enfermos, ayudar a las viudas y huérfanos y llevar consuelo a los hogares.

Entre otras obras destaca la formación de un colegio seminario para aumentar la enseñanza y la cultura sobre los estudios religiosos. Consideraba que para el alma el mejor alimento eran las Sagradas Escrituras y la fe en Dios.

San Gregorio Barbarigo falleció el 15 de junio del año 1697. El proceso de su beatificación llego en 1761, hasta su canonización en 1959 por el papa Juan XXIII.

Con el propósito de fomentar la cultura, fundó un colegio y un seminario que tuvieron gran renombre. A las dos instituciones las dotó con imprenta propia y una biblioteca bien surtida, particularmente con los escritos de los Padres de la Iglesia y los estudios sobre las Sagradas Escrituras.

Oración a San Gregorio Barbarigo

Señor, Tú que colocaste a San Gregorio Barbarigo en el número de los santos pastores y lo hiciste brillar por el ardor de la caridad y de aquella fe que vence al mundo, haz que también nosotros, por su intercesión, perseveremos firmes en la fe y en el amor y merezcamos así participar de su gloria.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Amén