Saltar al contenido

Oración a San Gordio

San Gordio de Cesarea es un santo, mártir de la iglesia católica vivió en el mismo período que San Basilio.

Nacido en Cesarea de Capadocia, San Gordio inicialmente era un centurión del ejército romano, sin embargo, lo historia afirma que en secreto escondía su fe cristiana a causa de las terribles persecuciones que sufrían estos fieles, y también porque los cristianos no tenían derecho a los cargos militares ni civiles.

San Gordio asume la vida religiosa de sacrificio, penitencia y oración cuando en el año 303, Galerio, gobernador de Cesarea, emite un edicto en contra de los cristianos amenazando a la Iglesia de Oriente, por lo que San Gordio se decide por declinar del servicio militar y retirarse a la vida solitaria del ayuno y la oración en el monte Horeb.

En este clima social conflictivo, todas las iglesias de Cesarea habían sido destruidas, muchos cristianos martirizados y otros ocultos entre las apariencias de adorar dioses paganos para no perder sus vidas. Ante tal situación, San Gordio, en su inmenso amor por Cristo, y compadeciéndose de sus hermanos cristianos, decidió actuar. Un día que se celebraba una fiesta en honor al dios Marte, San Gordio se apareció en medio del teatro para proclamar abiertamente su fe.

El gobernador, sintiéndose desafiado ordenó torturarlo. Sin embargo, esta acción sirvió para despertar la consciencia de muchos cristianos que se sintieron animados a confesarse como seguidores de Cristo.

A pesar de las múltiples y crueles torturas que sufrió san Gordio, jamás renegó de su fe en Cristo. Finalmente, el santo fue asesinado decapitado.

Hoy en día, San Gordio es uno de los patronos de Cesarea, en la actual Turquía y es venerado por las iglesias orientales. Su festividad se celebre en fecha 3 de enero.