Saltar al contenido

Oración a San Giustino María Russolillo

San Giustino María Russolillo

San Giustino María Russolillo

San Giustino María Russolillo fue un padre católico de origen italiano, se encuentra en vías de ser declarado santo por el Papa Francisco. Nació el 18 de enero del año 1891 en la provincia de Pianura de Nápoles (Italia). Desde su juventud se inclinó por la vida religiosa, así fue como llegó a ser ordenado sacerdote el 20 de septiembre del año 1913.

Durante su vida de servicio, se dedicó a fundar instituciones religiosas que mantuvieran viva la fe del clero y de los leigos, como es el caso de la Orden Religiosa de los Padres Vocacionistas que fundó en 1920, la de las Hermanas Vocacionistas fundada en 1921, y la de los Apóstoles Vocacionistas de Santificación Universal, que fue aprobada en el año 1965.

El Padre Justino Russolillo, falleció el 2 de agosto de 1955 en Nápoles. El Papa Juan Pablo II lo declaró Venerable el día 18 de diciembre de 1997 y fue beatificado por el Papa Benedicto XVI el 7 de mayo de 2011. La causa de su canonización fue aprobada el 27 de octubre del año 2020 por el Papa Franciso, gracias al reconocimiento de sus milagros.

El primer milagro reconocido del Padre Justino fue la curación de una señora estadounidense de nombre Gaetanina Meloro, quien asistió a la iglesia de los Padres Vocacionistas de Newark y era catequista de la parroquia. Durante una consulta fue diagnosticada con un cáncer vaginal avanzado. La señora Gaetanina pidió con devoción al Venerable Padre Justino por su curación, cuando ella tenía 60 años de edad. Y el milagro se realizó. Los médicos no encontraron ningún rastro del tumor, pocos meses después de ser diagnosticada y tratada. Esta curación fue extraordinaria, como si nunca hubiese existido el tumor.

El segundo milagro, sucedió en Nápoles Italia, donde tuvo lugar la curación de un joven religioso de los hermanos vocacionistas llamado Juan Emilio Rasolofo, quien sufría de una grave forma de epilepsia. El 16 de abril de 2016 el joven tuvo una crisis generalizada y prolongada que se complicó con un estatus epiléptico, coma y rabdomiólisis, causándole aspiración e insuficiencia respiratoria. Su estado de salud era delicado y grave, así que toda la congregación de hermanos vocacionistas oraron al padre Justino por la gracia de la curación del joven Emilio. Repentinamente, el 21 de abril su condición mejoró, el joven despertó del coma milagrosamente y el 3 de mayo fue dado de alta.

El padre Emilio hoy se encuentra viviendo en la Curia General de los Vocacionistas en Roma y gozando de perfecta salud, sin secuelas.

Oración a San Giustino María Russolillo

San Giustino, escucha nuestras súplicas, lleva nuestros ruegos ante Dios y concédenos tu especial intercesión para que podamos obtener lo que aquí pedimos; (hacer pausa para la peticion) haz posible lo que para nuestra pobre humanidad es imposible, ayúdanos a conseguir con prontitud, lo que solicitamos, danos fuerza y confianza en Dios para que siguiendo tu ejemplo de fe, podamos alcanzar la santidad y con ella, la vida eterna a tu lado.

Glorioso Santo, haznos perseverantes e incansables en la búsqueda del bien y de la gracia, intercede y concédenos la protección de María Madre de Dios; haz que por Ella, lleguemos al Padre; y ya que hoy gozas eternamente la plenitud celestial, escucha aquellas plegarias y súplicas de los que te invocamos.

A ti rogamos poniendo siempre la esperanza en Dios, y ya que tu testimonio en la tierra fue de santidad y de obediencia, haz que de igual manera, nosotros alcancemos por gracia del Padre a formarnos en la fe, logrando ser ejemplo y luz para quienes nos rodean.

Honorable y bendito San Giustino María Russolillo, desde la necesidad suplicamos nos alcances de Dios la gracia de difundir y multiplicar nuestra fe; haz que el reino de Dios, expresado en la justicia, en el respeto, en la caridad y en la compasión, se manifieste todos los días en el corazón de todo aquel que acoja y ofrezca esta oración. Amen