Saltar al contenido

Oración a San Germán de Granfeld

San Germán de Granfeld es un santo de la iglesia católica quien vivió durante el siglo VII. Fue un abad germánico, quien pasó por varios monasterios en Europa. Este santo abandonó las comodidades del mundo material y su fortuna para dedicarse a una vida de perfección espiritual, vivió un tiempo como ermitaño, luego fue monje en varias abadías de Europa; hasta que finalmente fue martirizado por su fe católica.

Germán nació en el año 610 aproximadamente, en la ciudad de Tréveris. Vino al mundo en el seno de una familia acomodada de senadores suizos que invirtieron en su educación de la mano de los  mejores tutores de la época; así le confiaron sus estudios al obispo  Modoardo de Tréveris, quien pasó a hacerse cargo del joven cuando sus padres fallecieron.

Cuando Germán era apenas un joven de 17 años, su corazón estaba inquieto y deseoso por lograr una mayor perfección de su espíritu, ya que había sido inspirado por las historias de los religiosos ermitaños que encontraban paz y acercamiento a Dios en la humildad y la soledad.

Pidió permiso al obispo para llevar una vida de retiro, pero Modoardo estaba en desacuerdo. Sin embargo, Germán partió con otros compañeros, dejó a un lado su fortuna la cual repartió entre los pobres, y fue en busca de los consejos del ermitaño Arnulfo de Metz. Este religioso los recibió y acogió por un tiempo, luego les sugirió que ingresaran al monasterio que había fundado con San Romarico.

Así, Germán fue junto con su hermano menor, Numeriano, a la abadía de Muster-Granfeld, donde se asentaron en una comunidad cenobítica, del pueblo conocido como Remiremont. Se educaron en la vida religiosa y se hicieron monjes ejemplares, bajo las órdenes de San Romarico. Poco más tarde, Germán partió a visitar la abadía de Luxeuil, donde conoció a  San Waldeberto quien también fue su maestro.

Germán llegó a ser abad de un monasterio fundado por el duque Gondo en Granfeld de Moutier, unas tierras montañosas a las que era difícil de llegar por los obstáculos geográficos. Visitó los monasterios de San Ursitz y el de San Pablo Zu-Werd, aunque Granfeld fue su principal sede.

El sucesor del duque Gondo, Cático o Bonifacio, estaba en contra de las actividades religiosas de los monasterios, por lo que tomó medidas de represalias, aumentó los impuestos y abusó de su poder en toda la región. En uno de los actos de violencia, un saqueo del pueblo ordenado por el duque, Germán salió en defensa de los fieles, pero los soldados lo atacaron y asesinaron, en febrero del año 667. Por ello, se le considera un mártir cristiano.