Saltar al contenido

Oración a San Furseo

San Furseo, conocido también como Fursey o Fursa, fue un religioso católico de origen irlandés, quien trabajó por la fe cristiana como misionero y fundador de varios monasterios en Irlanda, Inglaterra y Francia; provenía de una familia de santos, pues era hermano de san Foilán de Fosses y san Ultan. Vivió durante el siglo VI.

San Furseo nació en la región de la costa occidental de Irlanda, en una localidad llamada Lough de Corrib, que se ubica en el condado de Galway, aproximadamente en el año 567. Era miembro de una familia noble; los primeros años de su vida transcurrieron en medio de una vida común y mundana, hasta que sintió el llamado de la fe y dejó estas costumbres para la búsqueda espiritual y se embarcó en una peregrinación por los lugares santos. Sus obras comenzaron años después cuando regresó a su región cuando fundó el monasterio de Kilursa, cerca de Galway.

En su paso por la región de Anglia Oriental, alrededor de los años 631 y 634, contando con la simpatía del obispo de Borgoña, Félix, y del rey Sigeberto, fundó la abadía de Cnobheresburg, quedándose al frente de ella algunos años, hasta que decidió partir junto con su hermano Ultán, y dejó a cargo del monasterio a Foilán, también su hermano.

Estando en dicho retiro espiritual, Anglia Oriental fue invadida por el rey Peuda de Mercia, quien era contrario al cristianismo. Furseo tuvo que huir hacia Francia donde el rey Clodoveo I lo recibió y le permitió fundar los monasterios de San Quintín en Perónne y San Pedro en Lagny-sur-Marne.

San Furseo falleció en el año 648 en Mézerolles, una población francesa; inicialmente sus restos fueron trasladados a la Iglesia de Péronne. Algunos años más tarde, se construyó una capilla especial también en Péronne con un mausoleo para san Furseo.