Saltar al contenido

Oración a San Fulgencio

El día 1ero de enero de cada año se recuerda la festividad de este santo, San Fulgencio de Ruspe, conocido por ser obispo de la ciudad de Ruspe, situada en África del Norte, entre el siglo V y el siglo VI d.C.

oracion a san fulgencio

Nacido en Telepte en el año 458, una ciudad que pertenecía a la provincia romana de Bizacena, que hoy en día es Tunicia. Su nombre completo era Fabius Claudius Gordianus Fulgentius.

Proveniente de una familia noble y de buena posición de la ciudad de Cartago, estaba inmiscuido en el mundo de la política romana, su abuelo era un respetado senador romano, su padre, también funcionario, había fallecido cuando Fulgencio aun era un niño. Creció bajo la instrucción de su madre adquiriendo conocimiento particulares sobre griego y latín.

Con gran formación cultural, San Fulgencio se formó de una reputación respetada y reconocida, que lo llevo a ser funcionario público del gobierno romano, ejerciendo el cargo de procurador y receptor de impuestos de Bizacena.

Sin embargo, esta vida le agobiaba y dejaba insatisfecho, por lo que pronto, San Fulgencio se sumergió en el mundo de la oración y la meditación, visitando cada vez más los monasterios. Renunció a su cargo y a todas las posesiones de su vida material. Movido por una profunda fe, manifestó su deseo por unirse a la vida en el monasterio.

El llamado hacía el cristianismo se hizo más fuerte cuando, tras escuchar la lectura de un sermón de San Agustín de Hipona sobre el salmo 36 donde hablaba de la naturaleza de la vida, Fulgencio se sintió profundamente inspirado, y tomando como modelo a San Agustín, comenzó su vida religiosa.

Una de sus frases de fe era: “aquel que me ha llamado al servicio, también me dará el valor y la fuerza necesarios”.

En Cagliari fundó un monasterio que sirvió como refugio y casa para los necesitados. En ese mismo lugar, San Fulgencio se dedicó a escribir diversas obras y tratados destinados a la instrucción de los fieles en África, defendiendo su fe con convicción y humildad.

Murió a los 76 años de edad abatido por una enfermedad en el año 533.

Oración a San Fulgencio

Señor mio, tú que has querido contar en el número de tus santos pastores a tu siervo san Fulgencio, y lo has hecho brillar por el fuego de la caridad y el poder de una fe que vence al mundo, haz que, por su intercesión, perseveremos nosotros en la fe, arraiguemos hondamente en el amor, y merezcamos así participar de la gloria con que lo coronaste. Por nuestro Señor Jesucristo.

Amén.