Saltar al contenido

Oración a San Francisco Gil de Frederic

oracion a San-Francisco-Gil-de-Frederic

San Francisco Gil de Frederic fue un presbítero de la iglesia católica, quien junto san Mateo Alonso de Leziniana, ambos pertenecientes a la orden de los predicadores, fueron martirizados en tiempos del gobierno de Trinh Doanh, por su trabajo de evangelización en Tonquín, localidad de Vietnam del Norte, durante el siglo VIII.

Francisco Gil de Frederic nació el 14 de diciembre del año 1702 en Tortosa, una ciudad española. Sus padres se dedicaron a instruirlo en la fe cristiana desde la infancia, de modo que cuando llegó a la adolescencia había definido su camino religioso. Cursó estudios en Barcelona y en Orihuela, y a la edad de 15 años, ingresó como novicio a la orden dominicana en 1718. En su formación como religioso, comenzó a percibir la importancia de trabajar por la evangelización de los paganos.

Fue ordenado como presbítero en 1727, y de inmediato ejerció el cargo de maestro de los frailes menores, trabajó también durante varios años como profesor de filosofía, llegando a ser admitido como miembro de la Real Academia de las Letras francesa en 1729, era un excelente escritor e historiador.

Viajó al oriente para evangelizar las tierras de Filipinas, así llegó a la isla de Luzón, trabajó con los nativos de Bataán y Pangasinán, lo cual le permitió aprender las lenguas. Tiempo después fue enviado como misionario al territorio de Tonkin. En aquellos días las persecuciones contra los cristianos aun existían especialmente en estas regiones, sin embargo, eso no detuvo la misión de san Francisco Gil quien  evangelizó, administró los sacramentos, atendió a los pobres y enfermos, y continuó fomentando la oración y el estudio.

En 1737 fue capturado y llevado encerrado en un barco con otros prisioneros cristianos, estuvo en cautiverio por 8 años en los que sufrió torturas, humillaciones y padeció enfermedades, penitencia que llevó con resiliencia. Los paganos no lograron doblegar su fe y lo condenaron a ser decapitado el 22 de enero de 1745. Fue canonizado por Juan Pablo II en 1988.